La Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica) y el CIAT forman parte de una comunidad de práctica mundial comprometida con el desarrollo de un paquete de herramientas que faciliten el manejo oportuno de colecciones de germoplasma y responda a las necesidades de los usuarios, desde pequeños productores hasta gremios.

Allí radica la importancia de participar en el proyecto global de la Red de Información de Recursos Genéticos (GRIN, por su sigla en inglés), que cuenta con el apoyo del Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos (GCDT). GRIN fue creada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), para gestionar sus colecciones de germoplasma de plantas, animales, microbios e invertebrados.

Esta plataforma comenzó como una herramienta con un computador central y luego una versión para trabajar con un computador individual. El reto, desde 2013, consiste en crear una nueva versión fácil de utilizar para contar con un sistema de manejo de información en el que sea posible modificar su tamaño y configuración, para adaptarse a consultas y servicios de internet, de tal manera que pueda ser utilizada por cualquier banco de germoplasma en el mundo.

“El ideal que perseguimos es lograr que a través de un teléfono celular un productor pueda solicitar la semilla de su interés, un investigador pueda capturar los datos en campo y transmitirlos vía internet para alimentar la base de datos general de una colección de germoplasma, y un curador cuente con información actualizada para decidir por ejemplo cuándo debe hacerse la regeneración de un material”  explica Daniel Debouck, líder del Programa de Recursos Genéticos del CIAT, sobre la complejidad que representa mantener al día colecciones de germoplasma y hacer de ellas herramientas útiles al alcance de todos.

evaluacion_germoplasma

Un ideal que no está tan lejano si se aprovechan factores propicios como la masificación del uso de teléfonos celulares, el código de barras cuyo número único identifica cada muestra almacenada en las colecciones del banco de germoplasma del CIAT y la oportunidad de diálogo constante con otros centros hermanos del CGIAR, como el Centro Internacional de la Papa (CIP) y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), y socios estratégicos como Corpoica que también vienen contribuyendo al mejoramiento de sistemas de gestión de colecciones de germoplasma .

Corpoica ha manifestado un profundo interés y apoyo en este tema, pues esperan aplicar los avances que se vayan alcanzando con la experiencia piloto que desarrolla el Centro con GRIN Global en la colección de tejidos in vitro de yuca, así como en lo relacionado con la multiplicación de dichos tejidos, en sus colecciones de papa, banano, ulluco, achira y batata dulce, entre otros.

“Mantener colecciones de germoplasma es una tarea que requiere de estrategia, diálogo y anticipación”, enfatiza Debouck, para quien la experiencia piloto con GRIN Global es también la oportunidad para encontrar métodos alternativos para el manejo de crecimiento frenado, entendido como la dilatación del tiempo normal de crecimiento de una planta conservada. Un proceso en el que es muy limitado el margen que tienen los investigadores para jugar con variables como la incidencia de la onda de luz y la temperatura.

De ahí la importancia que tiene para el banco de germoplasma del CIAT contar con una cámara regulada de crecimiento útil para ampliar de 4 a 10, e incluso 20 meses, el tiempo en que el cultivo de yuca requiere antes de otro subcultivo.

Corpoica y el CIAT esperan seguir encontrando espacios de intercambio para compartir sus conocimientos en este tema tan crucial para la seguridad alimentaria de Colombia y el mundo.

Pin It on Pinterest

Share This