Publicado originalmente en el sitio web de FLAR

En la pasada cosecha, Alexis Cáceres no solo regó las siete hectáreas que tenía sembradas de fríjol y una más de maíz; su más preciado tesoro también sirvió para dos cultivos vecinos; sus dueños se quedaron esperando las lluvias.

Desde hace seis años este veterano agricultor nicaragüense decidió jugársela toda cuando lo invitaron a formar parte del proyecto de cosecha de agua, liderado por el FLAR y el CIAT. Hoy, asegura: “Haber hecho la laguna ha sido la mejor decisión de mi vida”.

Esta iniciativa logró el reconocimiento del FONTAGRO que anunció recientemente que el caso “Transformación de una agricultura de secano a riego mediante la cosecha de agua lluvia en Nicaragua y México”, presentado por el FLAR y el CIAT, fue uno de los ganadores en el concurso de experiencias exitosas innovadoras en adaptación al cambio climático de la agricultura familiar.

El proyecto contó la financiación del Fondo Común para los Productos Básicos (CFC, por su sigla en inglés), y el apoyo de los miembros del FLAR en Nicaragua (Asociación Nicaragüense de Arroceros-ANAR) y en México (Consejo Mexicano del Arroz), y la coordinación de Edward Pulver, consultor del FLAR.

 

 Transformando la agricultura familiar

Desde 2008 y hasta 2012, el FLAR y el CIAT promovieron la transformación de una agricultura de secano a riego mediante la cosecha de agua, como alternativa para incrementar los rendimientos e ingresos de los productores en sistemas diversificados de producción de cultivos bajo riego, así como la cría de peces.

A través de la construcción de reservorios piloto en fincas de pequeños productores se instalaron diferentes sistemas de riego y se validaron prácticas de manejo agronómico para alta productividad que permitió que los agricultores duplicaran, e incluso triplicaran, los rendimientos de granos básicos y hortalizas. Asimismo, el proyecto de cosecha de agua tuvo un fuerte componente de capacitación y transferencia de tecnología antes, durante y después de la construcción de los reservorios que involucró a productores, técnicos, entidades estatales y otras organizaciones que vieron en la cosecha de agua la solución para ser productivos todo el año.

“Anteriormente vivíamos un drama durante la época seca que va desde noviembre hasta abril, había muerte de ganado y no podíamos sembrar ningún cultivo. Ahora el reservorio se llena de agua durante los meses lluviosos y nos proporciona suficiente agua para regar nuestros campos durante todo el año”. 

Alexis Cáceres

Productor y beneficiario de uno de los 11 reservorios que el proyecto construyó en Nicaragua.

“La esencia del proyecto, el efecto multiplicador que no sólo aporta agua sino tecnología en general, la capacidad de socializar ese conocimiento y de poner foco en las personas, a mí en lo personal, al conjunto del consejo y al tribunal que nos asesoró nos llevaron a no tener dudas que era un proyecto para premiar”.

José Luis Repetto

Presidente del Consejo Directivo del FONTAGRO.

Todos estos componentes llamaron la atención de FONTAGRO al momento de escoger la experiencia de cosecha de agua como un caso de éxito.

Un premio a la innovación

FONTAGRO, con el apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM o GEF, por sus siglas en inglés), y el soporte de sus patrocinadores, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), buscaba identificar las experiencias exitosas de innovaciones para adaptarse al cambio climático, así como las lecciones aprendidas de los agricultores familiares.

Al llamado de FONTAGRO se presentaron 50 perfiles de casos que fueron evaluados por un panel de expertos quienes, junto con el Consejo Directivo del FONTAGRO, identificaron las cinco experiencias más innovadoras, donde cosecha de agua fue co-ganador en la categoría de “Organizaciones Internacionales y Multinacionales”.

Además de la ceremonia de premiación que se llevará a cabo el próximo 17 de mayo en la sede del BID en Washington D.C., Estados Unidos, los casos ganadores de este concurso serán divulgados a través de una publicación que se lanzará ese mismo día. A esta reunión acudirán también agregados agrícolas de las embajadas presentes en Washington D.C., agencias de cooperación internacional, agencias de gobierno y por supuesto, los protagonistas de las historias ganadoras.

“Para nosotros es muy importante documentar los casos de éxito que están ocurriendo en temas de la innovación de la agricultura familiar, porque muchas veces se cree que las innovaciones solo ocurren en las fincas comerciales y que esa innovación no es posible para la agricultura familiar, para la pequeña agricultura”.

Hugo Li Pun

Secretario Ejecutivo de FONTAGRO

Lecciones aprendidas

Actualmente la cosecha de agua es una de las líneas de acción del FLAR con mayor demanda por parte de sus socios. En 2015 el CIAT y el FLAR empezaron en Honduras un proyecto financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por su sigla en inglés), con el apoyo de Global Communities y el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Honduras, cuyo objetivo es realizar una evaluación del impacto socioeconómico de la cosecha de agua sobre la seguridad alimentaria y el ingreso familiar de pequeños agricultores de secano.

“Hasta el momento se han realizado estudios ambientales previos a la construcción y se han caracterizado más de 40 sitios potenciales en los departamentos de La Paz, Valle y Choluteca, donde se espera iniciar muy pronto la construcción de reservorios”.

Santiago Jaramillo

especialista en cosecha de agua del FLAR y quien brinda asesoría técnica al proyecto coordinado por el economista Ricardo Labarta, del área de Análisis de Decisiones y Políticas del CIAT.

Asimismo, el equipo liderado por el geógrafo Glenn Hyman, a través de fondos de USAID, iniciaron en 2015 un proyecto para desarrollar herramientas de identificación de sitios potenciales para cosecha de agua a través de sistemas de información geográfica.

Estas nuevas iniciativas y el reconocimiento otorgado por FONTAGRO al CIAT y al FLAR es la confirmación de que, como afirma José Luis Repetto “la cosecha de agua es el gran salto tecnológico”. Sin duda, esto permitirá que los agricultores de América Latina tengan más y mejores oportunidades para ser competitivos.

Vea el fotofilm ‘Hacia una revolución azul’, una historia contada por sus protagonistas.

El Fondo Regional de Tecnología Agropecuaria (FONTAGRO) anunció el pasado 14 de marzo que el caso “Transformación de una agricultura de secano a riego mediante la cosecha de agua lluvia en Nicaragua y México”, presentado por el Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego (FLAR) y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT),  fue uno de los ganadores en el concurso de experiencias exitosas innovadoras en adaptación al cambio climático de la agricultura familiar.

Pin It on Pinterest

Share This