Carlos Nagles le dice adiós a su vida laboral, después de completar 42 años de servicio en distintas áreas de investigación del CIAT. Hoy este hombre de familia y abuelo, que se declara enamorado de Simón, su nieto, se llena de nostalgia cuando piensa en despedirse de una organización que considera su gran “fábrica de conocimientos”.

Su historia en el Centro inició en 1975 como contratista, apoyando actividades agrícolas en el campo. En 1976 ingresó oficialmente al programa de fríjol, al equipo de fisiología, en donde trabajó con los doctores Douglas Laing, Jeffrey White y el ingeniero José Restrepo. Sus principales labores se desarrollaron en la toma de datos, monitoreo de plagas y enfermedades, fertilización, manejo del cultivo, inventarios de herramientas y equipos de campo.

Carlos Nagles dice que haber llegado al Centro es una experiencia única, “todo se lo debo a mi padre que tenía una tienda y en ella esperaban el bus los trabajadores del CIAT. Un día, él habló con ellos buscando una oportunidad laboral para mí, le dijeron que sí. Un sí que marcó mi vida y la de mi familia al encontrar en CIAT el espacio ideal para mi crecimiento personal y profesional. Un sí donde encontré compañeros y jefes que hoy son mis amigos”, puntualizó.

Él mismo cuenta, con mucho orgullo, que durante su paso por el área de fisiología del fríjol aprendió de sus jefes a realizar análisis de muestras de rendimiento y crecimiento de las plantas, toma de datos fisiológicos como hábito, floración, madurez como también sobre el comportamiento del cultivo en sequía y altas temperaturas.

Nagles trabajó por más de 20 años en el programa de fríjol, hasta el año 1996 cuando se acabó el área de fisiología; en ese momento Peter Jones, fundador del área de análisis de políticas y decisiones (DAPA) lo invitó a participar en su equipo en ese entonces llamado Unidad de Estudios Agroecológicos.

Durante sus más recientes años de actividades en el CIAT, Carlos trabajó en el área de DAPA, convirtiéndose en experto en Sistemas de Información Geográfica (GIS) y en la herramienta ARGIS, plataforma organizada de hardware, software y datos geográficos diseñada para capturar, almacenar, manipular, analizar y desplegar en todas sus formas la información geográficamente referenciada para resolver problemas de planificación y gestión para los agricultores.

Su gran logro, siempre fue capacitarse y salir adelante en su trabajo para poder atender las necesidades de sus jefes y aprender adaptarse al cambio. Esto lo llevó a destacarse como un colaborador responsable, optimista, dedicado a su trabajo y con sed de aprendizaje. José Restrepo, uno de sus jefes recordó que “en una época, tuvimos 18 trabajadores de campo en el programa de fríjol y él siempre fue un excelente asistente y persona, muy activo en el estudio y le gustaba capacitarse y aprender de los demás”.

“Estoy  muy contento de llegar a esta etapa de mi vida, pero también triste por dejar a la familia CIAT. Gracias a Dios por darme salud y sabiduría y gracias al Dr. Peter Jones por abrirme la puerta en lo que hoy es DAPA, al Dr. Andy Jarvis y el Dr. Glenn Hyman por la confianza que me brindaron y a todo el Staff de DAPA por el apoyo que recibí. Me llevo los mejores recuerdos de momentos compartidos  con las personas en actividades deportivas, recreativas y de integración como el gran Reencuentro CIAT50, las despedidas de fin de año y la fiesta de DAPA. Gracias a Silvia Elena, Lilian Patricia, Ovidio, Jorge, Herlin, Alex, Víctor y Darío por las caminatas después de almuerzo”, manifestó Carlos, con un gesto nostálgico.

Gracias Carlos por 42 años de aportes al CIAT, que han dejado una huella positiva entre compañeros y colegas.

Pin It on Pinterest

Share This