El cambio climático podrá voltear nuestro mundo al revés. Existe una creciente preocupación sobre cómo el cambio climático futuro afectará a los cultivos y los medios de subsistencia de millones de personas.

Enfrentarse a esos cambios futuros significa evaluar el problema antes de que ocurra y hacer lo necesario para evitarlo.

Un equipo de científicos del CIAT, la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa), el Instituto Internacional de Investigación en Arroz (IRRI) y la Universidad de Leeds (Reino Unido), realizaron un estudio para evaluar el impacto del cambio climático sobre arroz de secano en Brasil y sus implicaciones en el mejoramiento de este cultivo.

La investigación se enfocó en cuatro estados brasileños centrales – Goiás, Rondônia, Mato Grosso y Tocantins – que son algunas de las áreas de cultivo de arroz de secano más grandes del mundo.

La importancia del arroz

El arroz es uno de los cultivos alimentario más importante del mundo. Alrededor de 4 mil millones de personas lo consumen; en países de bajos y medianos ingresos, el cultivo proporciona el 27 por ciento de las calorías.

Según las proyecciones, la demanda de arroz a nivel mundial seguirá aumentando en las próximas décadas. Esto se debe al crecimiento continuo de la población y los ingresos.

En América Latina y el Caribe, Brasil es el mayor productor y consumidor de arroz. El consumo promedio anual de arroz varía de 15 a 90 kg entre los estados brasileños.

Brasil produce tanto arroz de riego como de secano. Este último, a diferencia del primero, depende únicamente de la lluvia. La tierra dedicada al arroz de secano representa casi dos tercios de las áreas arroceras del país.

“Al arroz le gusta el agua”, explica la Dra. Cecile Grenier, mejoradora de arroz y genetista del CIAT y CIRAD. “Si hablas de arroz de secano, no necesita tener el riego, pero debe tener un buen patrón de precipitación. Entonces es bueno tener suficiente lluvia y buena calidad del suelo y sol”.

El cambio climático, según los estudios, presenta un riesgo para la agricultura, afectando la productividad general de la granja y la seguridad alimentaria. Como tal, los agricultores y mejoradores de arroz deben tomar medidas ahora, para ayudar a evitar posibles daños por el cambio climático en el futuro.

El cambio climático y las implicaciones en el mejoramiento de arroz

El estudio, un trabajo colectivo de científicos del CIAT y otros, analizó la estrategia actual de mejoramiento de arroz en Embrapa.

En general, el mejoramiento tiene como objetivo optimizar los cultivos para que, por ejemplo, puedan producir mayores rendimientos, sean capaces de adaptarse a los ambientes y tengan resistencia a las plagas y enfermedades, entre otras cosas.

En Embrapa, hay dos programas de mejoramiento. Uno se enfoca en aumentar el rendimiento del grano; y el otro, que la organización lanzó en 2004, se centra en el mejoramiento para la tolerancia a la sequía.

El equipo de estudio construyó escenarios para el crecimiento de arroz en condiciones climáticas futuras para comprender qué significa el cambio climático para el arroz de secano brasileño. Los hallazgos proporcionan una guía para los mejoradores de arroz sobre cómo ajustar sus métodos.

Los resultados de los modelos de simulación muestran aumentos en la temperatura y disminuciones en la precipitación en los cuatro estados centrales de Brasil. Sugieren que Embrapa cambie su enfoque del mejoramiento solo para condiciones óptimas, al mejoramiento de arroz que pueda adaptarse y responder bien a las condiciones de sequía.

“El éxito en el proceso de obtención de nuevas variedades depende de qué tan bien sabes para qué estás mejorando. Nuestro estudio brinda a los mejoradores información crítica—sobre los tipos de sequía—que necesitarán para prepararse en las próximas décadas”.

Dr. Julian Ramirez-Villegas

Científico de impactos climáticos, CIAT

Como resultado de esta investigación, el CIAT está realizando estudios similares en Colombia para identificar los efectos del cambio climático para el frijol y las implicaciones que tienen en el programa de mejoramiento del frijol del centro, según Ramírez-Villegas.

Reconocimientos

Esta investigación fue apoyada por el Programa de Investigación de CGIAR sobre Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS), y el Programa de Investigación de CGIAR sobre ARROZ.

Encuentra el artículo científico aquí

Pin It on Pinterest

Share This