Los potreros en los que el ganado pasta también actúan como sus ‘retretes’, debido a que a la vez que comen hierba los animales orinan, y por tanto, depositan aleatoriamente sus desperdicios en la superficie del suelo. Una vez en el suelo, la orina da como resultado la creación de parches que generalmente se caracterizan por altas concentraciones de nitrógeno. Como las concentraciones de nitrógeno en estos parches pueden ser tan altas como 1 tonelada de nitrógeno por hectárea, estos ‘retretes’ pueden ser considerados como un punto crítico de acumulación de nitrógeno (conocido en inglés como hotspot). El nitrógeno, un nutriente esencial de las plantas, a menudo es utilizado en primera instancia por los microbios del suelo y luego absorbido por las plantas. Sin embargo, si las concentraciones de nitrógeno son demasiado altas, como ocurre cuando la orina de ganado se deposita en el suelo, el nitrógeno transformado por los microbios se pierde en el medio ambiente (más allá del alcance de las plantas), donde puede causar un gran daño, como lo es aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las raíces de las pasturas tropicales como la Brachiaria humidicola, producen exudados (compuestos químicos) que pueden restringir la transformación microbiana del nitrógeno del suelo desde una forma estable (orgánica o amónica) a una forma altamente inestable (nitrato), en un proceso conocido como inhibición biológica de la nitrificación (IBN). El nitrato es vulnerable a la pérdida por lixiviación en las aguas subterráneas y otros cuerpos de agua como lagos, ríos y el mar, o como óxido nitroso (N2O, un potente gas de efecto invernadero). Las pérdidas de N2O en el suelo se describen popularmente utilizando un modelo conceptual basado en mecánica, el modelo ‘agujero en la tuberia’ que sugiere que el nitrógeno perdido como N2O puede ser comparado con un retrete con fugas.

Un estudio reciente realizado en el marco del proyecto LivestockPlus, apoyado por el Programa de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) y otros socios*, probaron la eficacia de los exudados radiculares de Brachiaria humidicola para reducir las emisiones de N2O de la orina de ganado depositada en los potreros de pastoreo. Los resultados de este estudio muestran que este forraje de hecho limita la transformación de nitrógeno en los parches de orina de ganado y, en consecuencia, reduce las emisiones de N2O. Este estudio, que se llevó a cabo durante la estación seca, mostró una reducción del 60% en las emisiones acumuladas de N2O de la orina depositada en pasturas con alta capacidad de IBN en comparación con aquellas con baja capacidad de IBN en un período de un mes. Los mecanismos que impulsan estas reducciones de emisiones se describen en detalle en la publicación en la revista cient’fica Soil Biology & Biochemistry. Consúltela aquí.

tropical_grasses2

Este trabajo sugiere que pasturas como Brachiaria humidicola pueden cumplir el doble papel de proporcionar alimento nutritivo para animales y mejorar la eficiencia de uso de nitrógeno en los ‘retretes’ del ganado, reparando así los ‘agujeros en la tubería’ y evitando las fugas de nitrógeno. El hecho de usar forrajes como estos significa que el ‘retrete’ y el ‘plomero’ se encuentran en el mismo lugar, y esto implica que las cantidades de N2O producidas en potreros pastoreados por el ganado se pueden reducir sin que los agricultores incurran en costos adicionales.

Por lo tanto, en los países tropicales, el aumento del área bajo forrajes con esta característica de contribuirá a mejorar la productividad, la creación de empleo a lo largo de la cadena de valor ganadera (es decir, mano de obra para manejo de pastizales, procesamiento de carne / leche y ventas) y contribuir a lograr los objetivos de reducción de emisiones bajo el Acuerdo Climático de París de 2015, entre otros beneficios.

Consulte la publicación: Byrnes RC, Nùñez J, Arenas L, Rao I, Trujillo C, Alvarez C, Arango J, Rasche F, Chirinda N. 2017. Biological nitrification inhibition by Brachiaria grasses mitigates soil nitrous oxide emissions from bovine urine patches. Soil Biology & Biochemistry 107: 156-163.

Pin It on Pinterest

Share This