¿Qué cantidad de micronutrientes queda disponible para nutrir el cuerpo humano en una porción de yuca, arroz, fríjol, maíz o batata? ¿Qué tanto impiden determinados anti-nutrientes la absorción en el cuerpo de micronutrientes de maíz y batata? ¿Qué cantidad de los micronutrientes que mejoran el crecimiento y el desarrollo pueden ser absorbidos de la comida que ingerimos?

Este es el tipo de preguntas que se formulan los científicos del Laboratorio de Calidad Nutricional del CIAT (NQL, por sus siglas en inglés) que está ayudando al desarrollo de variedades nutricionalmente enriquecidas de yuca, arroz, fríjol, maíz y batata. Estos cultivos han sido mejorados para contener niveles más altos de hierro, zinc o carotenoides, nutrientes que a menudo faltan en las dietas de las familias de bajos recursos en América Latina, África y Asia. El análisis nutricional está en la vanguardia del desarrollo de cultivos nutritivos para luchar contra el hambre oculta, es decir, la deficiencia de vitaminas y minerales que son de vital importancia para un cuerpo saludable.

Gracias al apoyo conjunto entre HarvestPlus y el CIAT, el recientemente relanzado Laboratorio de Calidad Nutricional ha invertido en nuevos equipos que están facilitando a los investigadores analizar hierro, zinc y carotenoides en los cultivos. Una labor que antes tomaba todo un día y que ahora se realiza en cuestión de minutos.

“Para mí, 2016 va a ser un año importante para el Laboratorio. No solo porque mejoraremos los análisis y la calidad de los métodos que actualmente usamos para zinc, hierro y carotenoides; sino también porque trabajaremos en nuevos y más rápidos métodos para detección.

Además, queremos establecer el método de análisis de fitatos, anti-nutrientes que impiden la absorción de micronutrientes de los alimentos. Así mismo, estamos desarrollando un método para analizar  triptófano y lisina, dos aminoácidos esenciales que son abundantes en ciertos tipos de maíz”.

Elise Talsma

Nutricionista, Líder del Laboratorio de Calidad Nutricional

Nutricionistas y Mejoradores

Desde la creación del Laboratorio de Calidad Nutricional en 2008, gracias al apoyo de la Fundación Monsanto y el liderazgo de Helena Pachón (AgroSalud), éste ha desarrollado, y continúa refinando, los parámetros y análisis para evaluar la calidad nutricional de cultivos básicos. Los resultados constituyen una fuente vital de información para los mejoradores. Hasta el momento, el laboratorio ha sido de especial ayuda para los mejoradores de variedades nutricionalmente enriquecidas de yuca, arroz, fríjol, maíz y batata.

En el caso de yuca y batata, el laboratorio analiza carotenoides. Para fríjol y arroz, hierro y zinc. Además, los investigadores pueden analizar la bio-accesibilidad de hierro y zinc en los cultivos, es decir, qué tanto de cada uno de ellos es entregado y queda accesible para la absorción del cuerpo. Los científicos también pueden determinar los tipos de azúcares, ácidos, antioxidantes y anti-nutrientes en los alimentos. El Laboratorio de Calidad Nutricional también está realizando “estudios de retención” en los que evalúa cuánto se pierde del contenido de micronutrientes de los cultivos, desde la cosecha hasta la preparación de los alimentos, de acuerdo con las diferentes recetas de distintos países.

“Estamos comprometidos con la generación de resultados rápidos, confiables y de alta calidad, para ayudar a los mejoradores y a otros investigadores”.

Luis Fernando Londoño

Coordinador, Laboratorio de Calidad Nutricional

Gelver Patiño, Elise Talsman, Luis Londoño, Sonia Gallego, and Juan Camilo Orozco (Abscent from the picture: Angélica Jaramillo).

Equipo humano del Laboratorio de Calidad Nutricional: Gelver Patiño, Elise Talsma, Luis Fernando Londoño, Sonia Gallego, y Juan Camilo Orozco
(Ausente de la foto: Angélica Jaramillo).

Tecnología de punta y experiencia

Proporcionar lo antes posible los resultados es importante para el Laboratorio. De ahí que cuenta con dos equipos que así se lo facilitan. Por ejemplo, con el Analizador de Infrarrojo Cercano (NIR, por sus siglas en inglés), solo se necesitan dos minutos para analizar una muestra de yuca. Esto hizo posible el  procesamiento de más de 3400 muestras de esta raíz solo en 2015.

Con el equipo de rayos x, toma 6 minutos analizar hierro y zinc en una muestra de fríjol. En el caso de zinc en arroz, se necesitan solo tres minutos para evaluarlo. Esto permitió a los científicos del Laboratorio procesar cerca de 7000 muestras de fríjol y 6000 de arroz en 2015. Año en el que analizaron un total de 17500 muestras, es decir, casi el doble del volumen procesado en 2010.

El Laboratorio de Calidad Nutricional también ha instalado una iluminación amarilla especial en una de las salas de análisis, para reducir la degradación de los carotenoides durante su extracción de yuca, batata y maíz. Asegurando así altos estándares de calidad en los análisis.

El Laboratorio de Calidad Nutricional no solo se interesa en analizar muestras y obtener resultados rápidos y confiables. También está comprometido con compartir su conocimiento ampliamente y entrenar nuevos científicos en los métodos que utilizan. Solo en 2015, cerca de 300 personas visitaron el laboratorio para aprender sobre los diferentes tipos de análisis.

Incluyendo estudiantes de biología, nutrición, química, ingeniería agrícola, agronómica y de alimentos, especialmente de la Universidad Nacional de Colombia, Universidad del Valle, la Universidad Surcolombiana, Universidad de la Amazonía y algunas del exterior, visitaron el laboratorio y recibieron entrenamiento en los métodos.

“Ha sido una experiencia enriquecedora en todo sentido. Después de un año y medio de trabajo, he aprendido lo importante que son los análisis nutricionales. También he tenido la oportunidad para trabajar con el equipo del laboratorio y desarrollar mi tesis de bio-accesibilidad de zinc en arroz. Hoy en día estoy a punto de alcanzar mi grado en química. Esto es resultado de la colaboración y el espíritu de compañerismo que define a este laboratorio”

Juan Camilo Orozco

Técnico, Laboratorio de Calidad Nutricional

*Fotos tomadas por Neil Palmer.

Involúcrese en la siguiente gran idea

El Laboratorio está interesado en expandir su equipo de investigación e incrementar su colaboración con otros investigadores en su misión de alcanzar el hambre cero. Por ejemplo, con fondos adicionales, los investigadores del laboratorio podrían trabajar en un proyecto innovador en Haití, para analizar carotenoides en yuca, así como hierro y zinc en fríjol, un país donde los cultivos están siendo probados en su conveniencia para las condiciones locales, como parte de un proyecto que es financiado por FIDA.

El NQL requiere de métodos portátiles para analizar yuca, más allá del color, y asegurar su calidad nutricional; así como para moler granos de fríjol y convertirlos en harina, para que puedan ser transportados fácilmente para su análisis en la sede del CIAT en Colombia.

Número de muestras analizadas durante 2015

Yuca

Arroz

Fríjol

Pin It on Pinterest

Share This