Tienen un rendimiento que pasa las 28 toneladas por hectárea, cuando son acompañadas de buenas prácticas agronómicas y adecuada calidad del material de siembra; el contenido de materia seca supera el 30% y el color blanco de la pulpa de sus raíces garantizan excelente materia prima para la extracción de almidón. Así son las características de las nuevas variedades de yuca de uso industrial que estarán en los campos del Caribe colombiano a partir de mayo.

Corpoica Bellotti, Corpoica Sinuana y Corpoica Ropain entrarán al mercado en una de las regiones con mayor número de hectáreas sembradas con este cultivo: la Costa Caribe. Solamente en el departamento de Sucre se calcula que hay 100.000 hectáreas sembradas de yuca, que representan alrededor del 37.8% de la producción nacional.

Las nuevas variedades cuentan también con una mejor adaptación a las condiciones climáticas propias de la región, -con temperaturas que alcanzan los 38 grados centígrados-,  y con buen prendimiento y vigor al establecimiento del cultivo, en suelos que se caracterizan por ser bajos en fertilidad y arenosos.

Estas variedades élites son el resultado de un largo y productivo trabajo entre la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica) y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), que desde hace más de cuatro décadas adelantan investigaciones en el cultivo de la yuca y que ha permitido el desarrollo de variedades mejoradas, adaptadas a diferentes regiones del país.

Corpoica Bellotti

Corpoica Ropain

Corpoica Sinuana

“Corpoica tiene acceso a estaciones experimentales claves en la región Caribe con un personal altamente calificado y en el CIAT tenemos la experiencia de más de 40 años trabajando en el mejoramiento de cultivos. Esta relación interinstitucional hace que el proceso de liberación de variedades se haga más eficiente y con un mayor impacto entre los agricultores”. Luis Augusto Becerra

Líder del Programa de Yuca del CIAT

Uso industrial, en aumento

El uso industrial de la yuca ha sido fuertemente impulsado gracias al establecimiento en los  departamentos de Sucre y Atlántico de dos plantas para la extracción de almidón, las cuales han encontrado una salida comercial en la industria del papel y cartón, alimentos, bebidas, combustibles, entre otros, lo que ha llevado al aumento de las áreas de siembra en toda la región.

“Con las nuevas variedades se lograron mejorar las características de rendimiento, el contenido de almidón y presentan tolerancia a las principales limitantes fitosanitarias de la región, por lo que se convierte en una gran oportunidad para los agricultores de la zona que llevan sembrando hace más diez años las mismas variedades”, señaló Sandra Salazar, investigadora del Programa de Yuca del CIAT.

El trabajo científico para lograr estas variedades empezó en la colección mundial de variedades de yuca que se conservan in vitro en el CIAT y a partir de la cual seleccionaron los primeros materiales; luego vinieron las etapas de cruzamiento, evaluación, selección y pruebas regionales que dejan las siguientes características:

“En campo se ha observado que estas variedades muestran menos afectación de las plagas típicas del Caribe como trips y mosca blanca y de enfermedades comunes como bacteriosis y superalargamiento; todos estos problemas fitosanitarios generan importantes pérdidas a los agricultores”.

Elvia Amparo Rosero

Investigadora Corpoica

“Las nuevas variedades de yuca que estamos presentandoles a los agricultores están mejor evaluadas para que el material de siembra soporte por lo menos un mes de almacenamiento en las condiciones normales de la región Caribe colombiana, sin perder su capacidad de brotación”.

Hernán Ceballos

Fitomejorador CIAT

Pruebas en campo

Luego del largo proceso de cruzamientos y ensayos preliminares en campos del CIAT, las tres variedades fueron llevadas a pruebas semicomerciales entre los años 2013 y 2016, donde agricultores y la propia industria comprobaron el potencial productivo de los nuevos clones de yuca industrial que logran un rendimiento superior al promedio actual en la región en un 31%.

La producción y distribución de material de siembra de estas variedades contó con el apoyo del Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (FINAGRO).

En San Antonio de Palmito, Sucre, Lili Mendoza lleva dos años probando con las nuevas semillas y el cambio, según la agricultora, “ha sido del cielo a la tierra”, frente a la variedad que por años llevaba cultivando.

“Cambiar de semilla por las Corpoica Bellotti y Corpoica Sinuana ha sido la mejor decisión. De las 15 o 16 toneladas que sacaba con variedad Tai, ahora la producción llegó a las 21 toneladas sin fertilizar directamente la tierra. Es un material genético con todo el potencial”, dice Lili, quien se dedica al negocio del picado y secado natural de la yuca, a través de la Cooperativa Agroindustrial de Betulia.

La liberación oficial de las nuevas variedades de yuca se realizó en las instalaciones de la empresa Almidones de Sucre (ADS), en Corozal, Sucre, evento organizado por Corpoica y el CIAT y apoyado por ADS y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Se entregó material de siembra para un promedio de 20 hectáreas y Corpoica continuará manejando un plan de entrega para la multiplicación de la semilla. Se espera que en el mediano plazo los productores de Sucre, Córdoba, Atlántico, Bolívar y Cesar hagan la transición de las variedades que cultivan actualmente, a las fortalecidas Bellotti, Sinuana y Ropain.

Corpoica Bellotti: es bautizada así en honor a Anthony Bellotti, entomólogo del CIAT con reconocimiento internacional que dedicó su vida al servicio de la humanidad a través de la investigación agrícola.

Uno de sus logros científicos se relaciona con la introducción de una avispa parásita de Paraguay a África subsahariana para el control biológico del devastador piojo harinoso de la yuca. Los beneficios económicos documentados de este trabajo se calculan en miles de millones de dólares.

Otro mérito para el entomólogo fue su trabajo directo en la liberación de la variedad Nataima31, la primera y única variedad de yuca en el mundo con tolerancia a moscas blancas.

Anthony Bellotti falleció en marzo de 2013.

Corpoica Ropain: recibe este nombre en honor a Octavio Ropain Lobo, productor de yuca del municipio de Pivajay, en el departamento del Magdalena, quien fue víctima de la violencia en el año 2000. Su legado a la agricultura regional se le reconoce mediante esta variedad.

Corpoica Sinuana: se quiere darle un homenaje a la tierra fértil del valle del Sinú, de ahí el nombre de esta variedad.

Actualmente los programas de Mejoramiento de Yuca de Corpoica y CIAT están orientados al desarrollo de variedades de porte erecto, como respuesta a las incertidumbres que genera el cambio climático, particularmente en cuanto a la fecha del arribo de las lluvias.

La variación en los patrones de inicio de las lluvias entre marzo y mayo de cada año genera incertidumbres y problemas para los productores de yuca. Si las lluvias demoran en llegar, el material de siembra debe ser almacenado por un periodo de tiempo más largo, afectando la brotación de los esquejes. Si las lluvias llegan demasiado temprano, la yuca está aún en pie en las fincas, y al rebrotar, la materia seca en las raíces disminuye significativamente reduciendo el valor económico de la producción. Corpoica y CIAT están trabajando activamente para identificar y liberar en 2 o 3 años variedades de yuca con un contenido de materia seca mayor al de las variedades disponibles y, más importante, con menor variación del mismo en relación con las condiciones ambientales.

Durante muchos años cientos de variedades fueron evaluadas en diferentes localidades de la región Caribe colombiana. Solo unas fueron seleccionadas, pero la información generada ofrece un enorme capital de información científica. Esta información ha enriquecido las bases de datos que se encuentran públicamente disponibles en:

Universidad Cornell

https://www.cassavabase.org/

CIAT

https://dataverse.harvard.edu/dataset.xhtml?persistentId=doi:10.7910/DVN/30PHOU
https://dataverse.harvard.edu/dataset.xhtml?persistentId=doi:10.7910/DVN/FBX5DH
https://dataverse.harvard.edu/dataset.xhtml?persistentId=doi:10.7910/DVN/U2OOTE
https://dataverse.harvard.edu/dataset.xhtml?persistentId=doi:10.7910/DVN/U2OOTE
https://dataverse.harvard.edu/dataset.xhtml?persistentId=doi:10.7910/DVN/1K4GCI
https://dataverse.harvard.edu/dataset.xhtml?persistentId=doi:10.7910/DVN/OEQAKM

*

-Este proyecto ha sido posible gracias a la financiación del Programa de Investigación de CGIAR sobre Raíces, Tubérculos y Banano (RTB); el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) de Colombia; Almidones de Sucre (ADS); el Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (FINAGRO); la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la comprometida colaboración  de los agricultores de Atlántico, Sucre y Córdoba.

Llamado a la acción

-Seguir financiando proyectos de este tipo que permitan el desarrollo de nuevas variedades en otras regiones del país como La Guajira, Santander y Magdalena Medio.

-Los primeros materiales de estas nuevas variedades se salvaguardan en el laboratorio de conservación in vitro de yuca del CIAT. Por eso se requiere Invertir en Semillas del Futuro – el nuevo banco de germoplasma del Centro.

El CIAT tiene planeado construir un nuevo banco de germoplasma con tecnología de punta para ayudar a mejorar los esfuerzos de conservación y fitomejoramiento relacionados con tres cultivos de vital importancia: fríjol, yuca y forrajes tropicales. Las nuevas instalaciones ayudarán a los científicos del CIAT y de todo el mundo a acelerar los esfuerzos para desarrollar cultivos que sean resilientes a los efectos del cambio climático, más nutritivos y que puedan formar la piedra angular de la agricultura sostenible. Entérate cómo involucrarte siguiendo este enlace: http://ciat.cgiar.org/futuras-semillas/?lang=es

Pin It on Pinterest

Share This