“Ser mejorador de yuca no es un trabajo, es una misión en la vida. El actor principal de este premio es la yuca porque es un cultivo fascinante”. – Dr. Hernán Ceballos.

Los doctores Hernán Ceballos, mejorador del programa de Yuca del CIAT y Alfred Dixon, director de la Oficina de Desarrollo y Gestión del IITA, recibirán el premio Golden Cassava en la reunión trienal de la Alianza Global de la Yuca (GCP21 por sus siglas en inglés) que se realizará en Benín del 11 al 15 de junio. Este premio se otorga en reconocimiento a su larga trayectoria científica y a las contribuciones que han desarrollado para mejorar la vida de millones de pequeños agricultores.

El Premio Golden Cassava fue creado en 2008 para la Primera Conferencia GCP21 en Gante. La comunidad de la yuca a nivel mundial otorga cada 3 años el reconocimiento a una o dos personas que han sido excepcionalmente activas en el sector yuquero.

En el 2016, el premio fue otorgado para los doctores Chareinsuk Rojanaridpiched (profesor de la Universidad Kasetsart de Tailandia) y Reinhardt Howeler, científico emérito del CIAT, quien trabajó en el Centro por más de treinta años como agrónomo y capacitó a miles de agricultores para mejorar sus prácticas agronómicas.

“Este año el CIAT recibe por segunda vez el premio Golden Cassava y quiero aprovechar esta oportunidad para agradecerle a todos los científicos que influyeron en mi desarrollo profesional y personal como Reinhardt Howeler, Anthony C. Bellotti y Clair Hershey. Recuerdo a Tony Bellotti aconsejándome que, para poder escuchar lo que la yuca tenía para decirme, era necesario pasar muchas horas en el campo. Este premio es en realidad un reconocimiento para el grupo de mejoramiento de yuca: Fernando Calle, Teresa Sánchez, Nelson Morante, Jorge Iván Lenis, Sandra Salazar y John Belalcazar. Así mismo, para mis colegas Elizabeth Álvarez, Dominique Dufour (de CIRAD, Francia) y para los colegas africanos con quienes siempre hemos trabajado en equipo”, manifestó el Dr. Hernán.

Del mismo modo, Ceballos reconoce y agradece a su esposa Zaida Lentini y a sus hijos por haberlo acompañado y estimulado a lo largo de esta fascinante experiencia de trabajar en yuca y que culmina con este importante reconocimiento.

Pin It on Pinterest

Share This