El CIAT, a través del Programa de Investigación de CGIAR sobre Sistemas Integrados del Trópico Húmedo (Humidtropics), realizó el Foro de las Tres Alianzas Territoriales de Aprendizaje el pasado 3 de marzo en Matagalpa, Nicaragua.

Los objetivos del evento fueron compartir los avances de nueve proyectos de investigación liderados por el CIAT e implementados por las organizaciones territoriales en la región centro-norte de Nicaragua, fomentar el aprendizaje colectivo entre organizaciones de distintos territorios y definir próximos pasos para asegurar la continuidad de estos procesos de investigación más allá de 2016.

Fortaleciendo espacios de colaboración y aprendizaje

Las Alianzas Territoriales de Aprendizaje están conformadas por 41 organizaciones que trabajan para el desarrollo de los sistemas de producción de café, cacao y mixtos (ganadería y granos básicos) en Nicanorte. Entre ellas se encuentran instituciones académicas y de investigación, sector público, sociedad civil, asociaciones y cooperativas de productores. Fiel a su misión de construir capacidades de investigación para el desarrollo a nivel local, el CIAT y Humidtropics lideraron el diseño, la implementación y el seguimiento de nueve proyectos de investigación integrados con base a las necesidades de estos tres sectores del país.

“La integración temática de los proyectos que hemos implementado a través de las Alianzas ha sido muy acertada en relación con elementos de producción y género”, dijo Henry Mendoza, representante de CAFENICA dentro de la Alianza Café. Expresó que la facilitación del CIAT durante estos procesos de investigación ha contribuido a suplir debilidades existentes en el trabajo realizado en el territorio. “Es muy importante continuar la planificación e implementación de actividades en conjunto con las organizaciones locales”, añadió.

Los proyectos incluyen el desarrollo de herramientas de toma de decisiones a nivel de finca en los distintos sistemas de producción, monitoreo de fertilidad de suelos, escalonamiento de prácticas agroecológicas y el uso de la agrobiodiversidad en Nicanorte. Además de trabajar el manejo de recursos naturales para la intensificación sostenible de la producción, los proyectos también cuentan con un enfoque de políticas y mercados. Específicamente se impulsaron estudios de acceso a mercados y cadenas de valor novedosas para el aumento de ingresos de las mujeres rurales y el análisis de políticas públicas y su impacto sobre el desarrollo rural integrado equitativo.

De cara al futuro: más allá de 2016

Los participantes reflexionaron sobre los impactos de los proyectos, las lecciones aprendidas y su visión en torno a la dirección que deben tomar estas iniciativas en los territorios de 2016 en adelante. El escalonamiento de las distintas herramientas que fueron generadas a través de estos proyectos es uno de los principales objetivos para los miembros de las Alianzas. Se resaltó la importancia de adaptar las herramientas con el fin de hacerlas más accesibles para su aprovechamiento por comunidades rurales.

“Las Alianzas han sido espacios de suma importancia para conectarnos entre organizaciones y desarrollar nuestros territorios”, expresó David Sarantes, representante de ASDENIC en la Alianza Mixta. “Estamos desarrollando herramientas sólidas para la gestión del conocimiento, a través de metodologías que facilitan el debate y la interpretación de datos y nos permiten involucrar no sólo a nuestras organizaciones, sino a nuestras comunidades”.

Otros elementos que las Alianzas buscan impulsar en la segunda fase de los proyectos incluyen fortalecer la diseminación de los resultados clave de las investigaciones, a través de las estructuras adecuadas para incidir en procesos de toma de decisiones; posicionar estos sectores productivos en los mercados locales y seguir fomentando la experimentación y prácticas en parcelas, promoviendo la participación de productores en procesos de investigación y diseminación de resultados.

“Una de nuestras prioridades es crear una estructura para asegurar la gobernanza de las Alianzas Territoriales una vez que el CIAT y Humidtropics ya no estén como ente facilitador de estos procesos”, dijo Elisa Rocha, facilitadora de la Alianza Cacao para el CIAT. “Buscamos escalonar estos resultados de desarrollo utilizando las herramientas que hemos construido. El objetivo es crear un proyecto territorial a largo plazo que incluya los elementos prioritarios de la región, como lo son el agua, las semillas, la creación de oportunidades económicas para comunidades rurales y la intensificación agroecológica”.

Pin It on Pinterest

Share This