La segunda reunión anual del programa de yuca se llevó a cabo en el CIAT el pasado miércoles 30 de agosto. Allí se reunieron  por primera vez todo el equipo de Asia y CIATHQ de Yuca para conocer cómo avanzan los proyectos de investigación actualmente.

Durante el retiro, el líder del programa de yuca, Luis Augusto Becerra, presentó el trabajo que desarrollaron con el área de monitoreo y evaluación en el que definieron la ruta estratégica del equipo para los próximos 15 años. Este trabajo fue realizado bajo la metodología de la teoría de cambio con la cual se plantearon distintas actividades encaminadas a lograr mejores resultados para tener un impacto significativo en la investigación. “La idea es que podamos incluir todos los avances en la herramienta Marlo, y así tener un reporte para medir el impacto de nuestro trabajo”, agregó el líder del programa.

Luis Augusto también aprovechó la ocasión para aclarar que “el programa es global y el equipo no está solo en la sede del CIAT en Palmira sino también en Asia, no existen barreras geográficas y el reto está en saber cómo cada persona distribuye sus tareas para que podamos todos lograr una comunicación constante y efectiva. Son 12 horas de diferencia y debemos trabajar todos para sacar adelante los proyectos, venciendo todo tipo de barreras”.

Becerra viajó por primera vez a Hanói en el mes de febrero y se quedó dos meses para entender los retos y las dinámicas a las que se enfrenta su equipo, es por esto que en el retiro manifestó que los equipos del programa están organizados internamente por seis áreas, cada una tiene definida una temática que representa una necesidad del agricultor. “Sobre esta base de los seis programas el agricultor podrá comunicarse con el científico de una manera más clara y cercana, esto permite un diálogo horizontal entre los grupos de yuca para conocer qué ha hecho cada integrante, qué pasa hoy y hacia donde vamos”, manifestó Becerra.

La actual estrategia del programa de yuca se realizó para que los agricultores puedan tener variedades mejoradas, plantas saludables, soluciones de fertilización para sus cultivos, métodos naturales o químicos que protejan los cultivos de los insectos, material limpio y sin bacterias ni hongos y una mejor nutrición para las familias de los agricultores.

A continuación se presenta una gráfica en inglés con la explicación de todas las necesidades que va a trabajar el equipo de yuca para los agricultores:

Esta segunda reunión logró la integración de sus participantes, además, cerró las brechas que existen en la actualidad entre las regiones. Del mismo modo, el equipo de Asia conoció los puntos focales en CIATHQ con quienes pueden tener una comunicación constante para hablar de sus frustraciones, problemas o necesidades. “Con este tipo de iniciativas quiero incentivar que los jóvenes científicos de Asia se comuniquen más con los investigadores con más experiencia, para que puedan trabajar de la mano y lograr grandes cosas juntos sin importar la distancia. Las interacciones no han sido fáciles y por esto se necesita más apoyo porque es un grupo joven que no tiene una ruta definida para sus investigaciones”,  puntualizó el líder.

El paso a seguir del programa de yuca será prepararse para escribir propuestas en conjunto y buscar sinergias para robustecer los trabajos que se están realizando en la evaluación de materiales y para esto se creará una red de evaluación que contará con la participación de todos los integrantes del equipo.

Pin It on Pinterest

Share This