En medio de las diez cuadras que conforman Remolinos del Caguán, en el río Caguán que lo bordea y en la selva amazónica que lo cobija, el legado del padre Jacinto Franzoi sigue intacto: no a la coca, sí al cacao.

En este lejano corregimiento de Cartagena del Chairá, en el departamento del Caquetá, de no más de 500 habitantes, y tristemente protagonista de la confrontación armada en Colombia, el sueño del cura italiano de ver a los colonos cambiar las verdes hojas de coca por el rojo intenso del cacao se le convirtió en una obsesión. A tal punto, que creó la cooperativa de cacaoteros de Remolinos del Caguán y Suncillas (Chocaguán), con la que buscaba también arraigar a los pobladores que quisieron abandonar sus tierras cuando comenzaron los operativos militares para contrarrestar el narcotráfico y la coca dejó de ser rentable.

“Fue una tarea difícil. Estábamos acostumbrados al dinero fácil. Con la coca a los seis meses ya estábamos ganando plata, y con el cacao tendríamos que esperar tres años, pero pudo más nuestra vocación campesina y la ilusión de vivir en la legalidad”

Rubén Darío Montes

representante legal, Chocaguán, que hoy reúne a 34 asociados, con una producción anual de diez toneladas de cacao.

Como esta historia, que hizo al Padre Jacinto Franzoi merecedor del Premio Nacional de Paz en 2004, cientos de historias en todo el país parecen decir que el cacao puede jugar un papel clave en el desarrollo posconflicto en Colombia. De hecho, como lo afirmó el embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker, en su visita al CIAT el pasado martes 25 de abril, “el mapa del país donde hay más cacao y el mapa de las zonas más conflictivas es más o menos el mismo”.

Sin embargo, el potencial del cacao en zonas clave de posconflicto no es un argumento suficiente en sí mismo para promoverlo como alternativa para la generación de ingresos entre productores a pequeña escala. Se requieren más y mayores argumentos para pensar en el cacao como agente de un sector competitivo, rentable, sostenible y socialmente inclusivo en Colombia. Por eso, la Universidad de Purdue y el CIAT desarrollaron durante cerca de un año un análisis de la cadena del cacao en Colombia comisionado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), en el marco del proyecto Cacao para la Paz financiado por USAID. Para entregar los resultados de este estudio nos visitó el embajador.

Resultados del Análisis de la cadena del cacao en Colombia

El cacao tiene presencia en gran parte del territorio colombiano, ha existido por milenios y cuenta con una demanda interna arraigada profundamente en la tradición histórica del consumo de chocolate de mesa. Sin embargo, “los esfuerzos recientes para promover el sector del cacao en Colombia, se han enfocado más en la expansión de la producción del cacao que en alcanzar el manejo poscosecha, el establecimiento de organizaciones productoras y los nichos de mercado. Por eso, a pesar de las intervenciones, el sector sigue desarrollándose por debajo de su potencial”, dice el estudio desarrollado por el CIAT y la Universidad de Purdue.

Por eso, en vez de enfocarse únicamente en la producción de cacao, los autores del estudio proponen una estrategia diferente que empiece con aclarar los roles y las responsabilidades en el sector para evitar duplicaciones, y promover la coordinación y colaboración entre los actores nacionales y regionales con incentivos claves para mejorar las prácticas, así como una coordinación mejorada entre las políticas nacionales y las inversiones relevantes para el sector. Según los autores, estas intervenciones, con la combinación de acciones específicas para mejorar la competitividad y productividad, pueden ayudar al sector cacaotero a alcanzar su potencial.

En resumen, cuatro fueron las estrategias clave recomendadas por los autores de este análisis de la cadena del cacao en Colombia:

1. Aprender a caminar antes de correr

Es necesario incrementar la productividad, la sostenibilidad y la competitividad de la producción del cacao. Aunque la producción anual ha aumentado, este aumento se debe a la expansión del área cultivada, pero no a una mejora en el rendimiento, que no ha cambiado durante los últimos 60 años. El acceso a mercados de mayor valor sin producir primero de manera eficiente, con volúmenes y calidad consistentes para el mercado interno, sigue siendo altamente problemático.

2. Construir negocios que generen riqueza en zonas rurales

Se requieren inversiones específicas para fortalecer las organizaciones de productores, de manera que se conviertan en negocios rurales viables que sigan las señales claras del mercado. Las asociaciones necesitan desempeñarse eficientemente y agregar valor tanto a los miembros productores como a los socios comerciales. Se sugiere concentrarse en la sostenibilidad y rentabilidad de las organizaciones productivas y que se evite un enfoque único en la producción. Con el fin de asegurar que los productores sean rentables, la capacitación también debe hacer énfasis en las habilidades empresariales y el mantenimiento de registros como sistema productivo multipropósito, de acuerdo con las condiciones locales.

3. Constituir a las organizaciones de productores en buenos socios

Es necesario fortalecer el sector y responder a los mercados con calidad y volúmenes comerciales consistentes. Encontrar caminos para producir de manera eficiente y rentable para el mercado interno, representa un primer paso hacia el potencial acceso a nichos de mercado de mayor valor en el futuro, aunque estos mercados de mayor valor no constituyen una solución amplia en la actualidad para la pobreza rural, ya que el mercado es muy pequeño y muy pocos agricultores podrán beneficiarse.

4. “Zapatero a tus zapatos”

Se requiere mejorar la arquitectura institucional del sector del cacao mediante reglas claras y especialización. Para ello, se sugiere fortalecer el rol y la credibilidad de las instituciones nacionales y regionales como el Consejo Nacional del Cacao; definir un rol específico para Fedecacao; mejorar y aprovechar el Fondo Nacional de Cacao; mejorar la efectividad de Finagro y muchos otros proveedores financieros para el sector; y mejorar la coordinación entre los programas de donantes internacionales.

“Colombia tiene un fuerte potencial en el cultivo del cacao porque tiene una demanda doméstica muy importante. Alguien que decide invertir en producir cacao tiene garantizado el mercado. También, por su calidad, hay nuevos mercados que podrían estar interesados en el cacao que sale de Colombia”

Tamara Benjamin

Universidad de Purdue (EEUU).

“Colombia tiene todo el potencial para convertirse en un gran productor de cacao porque tienen la tierra y la capacidad humana. Estas dos juntas pueden mejorar mucho la cosecha de cacao en Colombia y darles mayores beneficios a las personas. El cacao es clave para la paz de Colombia porque hemos visto que está presente en las áreas del conflicto y es mayormente un producto de pequeños y medianos productores”

Benjamin Rau

Agregado agrícola, USDA

“Vamos a usar los resultados para ver qué podemos hacer para mejorar nuestros programas que están apoyando el sector del cacao en Colombia . Y con estos resultados, ojalá que en 10, 15 o 20 años, cambie el sector, crezca y compita más con otros países de África y Ecuador”

Nathaniel Bills

Subdirector, oficina de Desarrollo económico y Rural- USAID

Ver la presentación en PowerPoint sobre este estudio: Cacao para la Paz: Un Análisis de la Cadena Productiva de Cacao en Colombia from CIAT. También, puede ver la videoconferencia a través de BlueJeans.

El abrebocas a la presentación de resultados: Genética, manejo de agua y carbono, y proyecciones de cambio climático

La mañana previa a la presentación de resultados del estudio de Cacao para la paz, los invitados al evento, representantes de diferentes organizaciones públicas y privadas vinculadas con el sector cacaotero, participaron en una jornada aprendizaje y discusión alrededor de diferentes temáticas en las que CIAT ha trabajado con cacao, y que podrían inspirar el desarrollo de iniciativas conjuntas entre algunos de estos actores. Dichas temáticas fueron:

Manejo de agua y de carbono para cacao, presentada por Jefferson Valencia y Miguel Romero.

“Estamos buscando una estrategia de cómo podemos cooperar con Fedecacao, con Corpoica, con universidades y sobre todo, con el sector privado para hacer una buena alianza para trabajar juntos en cacao. El CIAT no va liderar esa alianza, va a proveer la información que sale de la investigación y tenemos mucho conocimiento que podría ser aplicado para el beneficio de la provisión de cacao en el futuro”

Ruben Echeverría

Director general del CIAT, CIAT

Whitaker: Cinco intensas horas en el CIAT

Además de presentar los resultados del estudio de la cadena productiva del cacao, adelantado por la Universidad de Purdue y el CIAT, ante los medios de comunicación, el embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker, tuvo la oportunidad de recorrer las instalaciones del Centro y conocer sobre los proyectos científicos que se adelantan en la institución.

El diplomático visitó el banco de recursos genéticos donde el CIAT conserva las colecciones más grandes en el mundo para fríjol, yuca y forrajes tropicales para alimentación animal, con origen en más de 141 países.

Asimismo, conoció sobre Semillas del Futuro, el proyecto con el que se busca la construcción de un nuevo banco de germoplasma de última generación para la conservación y distribución de los tres cultivos básicos y sus parientes silvestres y visitó la Plataforma de Transformación Genética.

Whitaker también apoyó la iniciativa de un CIAT más verde y sembró una planta de cacao en la plazoleta principal y recorrió la exhibición de la línea del tiempo, en conmemoración de los 50 años de fundación del centro de investigación agrícola.

“Estamos muy comprometidos en ayudar en la sustitución de cultivos y el desarrollo alternativo. Cuáles son los elementos más importantes: la seguridad, sin ella no se puede entrar en ese tipo de esfuerzos; segundo, se necesita el compromiso y la voluntad del pueblo. Es importante que la gente del campo que se ha visto afectada por la violencia, tenga la posibilidad de llevar una vida digna y lícita”

Kevin Whitaker

Embajador de Estados Unidos en Colombia

Cifras

Cacao sembrado en Colombia

Productores de cacao en Colombia

Importadas

Cacao producido anualmente en Colombia

Consumo doméstico

Exportadas

Los autores de este blog:

Erika Eliana Mosquera

Erika Eliana Mosquera

Analista de comunicaciones

Adriana Varón

Adriana Varón

Coordinadora de Comunicaciones para América Latina

Natalia Gutiérrez

Natalia Gutiérrez

Analista de comunicaciones

Pin It on Pinterest

Share This