El banco de germoplasma de CGIAR en Palmira, Colombia, alcanzó un hito de conservación en febrero con un despacho de duplicados de seguridad de accesiones de fríjoles a la Bóveda Mundial de Semillas de Svalbard en Noruega. Con los contenedores que transportan 904 accesiones de fríjol, el banco de germoplasma cumple la meta de CGIAR de mantener dos copias de respaldo del 90 por ciento de las casi 38.000 accesiones de fríjoles del banco en dos ubicaciones geográficamente distantes. Los otros duplicados de seguridad se encuentran en el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) en México.

“Este es el cargamento con el que logramos cruzar la línea de meta final en términos del objetivo de desempeño de la Plataforma de Bancos de Germoplasma de CGIAR en materia de duplicados de seguridad”

Juan Lucas Restrepo

Director General de la Alianza de Bioversity International y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT).

Restrepo se unió a 60 representantes de bancos de germoplasma, el Primer Ministro de Noruega y varios Defensores del Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas en Svalbard el 25 de febrero para recibir oficialmente el cargamento y depositarlo en la bóveda. La Bóveda de Semillas abre sus puertas un par de veces en el año para recibir depósitos, como este de febrero que se espera sea el más grande de su historia con más de 65.000 nuevos duplicados de muestras de semillas depositados por 36 bancos de germoplasma.

“La sociedad necesita reconocer más la enorme importancia de los esfuerzos emprendidos por los ‘banqueros de germoplasma’ para salvaguardar la biodiversidad agrícola y garantizar que pueda ser usada por las generaciones actuales y futuras. Nuestra alimentación depende significativamente de esto”, dijo Restrepo.

La Bóveda de Semillas de Svalbard es manejada por el Centro Nórdico de Recursos Genéticos (Nordgen), en estrecha colaboración con el Ministerio de Agricultura y Alimentación de Noruega y el Crop Trust (Fondo para los Cultivos).

Financiación a perpetuidad

Las autoridades colombianas inspeccionaron el cargamento de cinco cajas grandes de semillas antes de despacharlas en un camión de DHL para su viaje de 5 días por 7 aeropuertos hasta la denominada bóveda del “fin del mundo”, localizada en el norte del Círculo Ártico y a unos 10.000 km del banco de germoplasma de la Alianza en Colombia. Además de fríjoles, el cargamento incluía 366 accesiones de forrajes tropicales, entre semillas de pastos, arbustos y árboles consumidos por ganado.

“Este cargamento marca el inicio de un año histórico para el banco de germoplasma,”

Peter Wenzl

Líder del Programa de Recursos Genéticos del banco de germoplasma en Colombia

“Este cargamento marca el inicio de un año histórico para el banco de germoplasma,” asegura Peter Wenzl, Líder del Programa de Recursos Genéticos del banco de germoplasma en Colombia, quien espera que el banco cumpla con todos los objetivos de desempeño de CGIAR este año. Más del 90 por ciento de las accesiones de fríjol, forrajes y yuca (conservadas en forma de semillas y plántulas in vitro, en el caso de la yuca) deben contar con un duplicado de seguridad y estar disponibles para distribución mundial para finales del año. Los objetivos para la disponibilidad de datos y estándares operativos también se deben cumplir en 2020.

Alcanzar estas metas garantiza la financiación a perpetuidad por parte del Crop Trust para las operaciones de los bancos de germoplasma.

“Todo esto marca el fin de un período histórico para el banco de germoplasma”, dijo Wenzl. “Ahora entramos en la siguiente fase”.

El otro banco de germoplasma de la Alianza, el Centro Internacional de Tránsito de Germoplasma de Musa, alberga la mayor colección mundial de germoplasma de banano. La colección, ubicada en Katholieke Universiteit Leuven (KU Leuven) en Bélgica, contiene más de 1.500 accesiones de especies comestibles y silvestres de banano conservadas in vitro bajo condiciones de crecimiento lento a 16 °C. Por seguridad, también se congelan muestras a -196 °C, la temperatura del nitrógeno líquido, en un proceso llamado criopreservación. Esto significa que se puede preservar material indefinidamente y revivirlo en plantas enteras de banano según se requiera.

El futuro es ahora

Semillas del Futuro, que reemplazará al actual banco de germoplasma, está programado para concluir su construcción este año y ayudará a dar paso a la nueva fase de investigación para las colecciones de germoplasma de la Alianza en Colombia.

La prioridad inicial del banco de germoplasma era construir y conservar viables las colecciones a perpetuidad, de modo que puedan estar disponibles para las actuales y futuras generaciones de científicos, agricultores y consumidores. Ahora que las colecciones están conservadas de forma segura a largo plazo, el banco de germoplasma puede empezar a cambiar su énfasis hacia lograr que las accesiones estén más al alcance de los usuarios enriqueciendo las colecciones con información que se pueda llevar a la acción. De esta manera, los mejoradores y los investigadores pueden seleccionar accesiones de una forma más dirigida al objetivo de desarrollar variedades densas en nutrientes para un planeta en rápido calentamiento.

 

“Cada vez que se presenta un nuevo reto – como una nueva enfermedad de cultivos – podemos recurrir al banco de germoplasma y usualmente encontramos una solución” afirmó Wenzl. “Pero eso es reactivo. Ahora podemos ser mucho más proactivos y empezar a aprovechar la colección para hallar rasgos útiles usando las mejores tecnologías disponibles para hacerlo a escala y de una manera costo-efectiva”.

El componente del ‘banco de germoplasma digital’ de Semillas del Futuro estará en el centro de estos esfuerzos.

“Casi que podemos anticipar lo que sucederá en los próximos 20 años en términos de nutrición y cambio climático y enfocarnos en desarrollar y diversificar los cultivos para estos escenarios”, afirmó. “Esto debe pasar dentro de nuestras fronteras planetarias, por supuesto, así que no podemos olvidarnos de mejorar la productividad y la resistencia a las enfermedades al mismo tiempo”.

“Solo porque vamos a trabajar para estimular un uso más amplio de las colecciones que mantenemos en fideicomiso, no quiere decir que nos vamos a olvidar de la conservación”, aseguró Wenzl.

Semillas del Futuro tendrá una mayor capacidad que el banco de germoplasma actual, logrando con esto que sea un posible destino para los duplicados de seguridad de otras colecciones, de bancos de germoplasma nacionales e internacionales o de bancos de semillas comunitarios. Ubicado en medio de una zona de alta biodiversidad global, Semillas del Futuro va a mantener a la Alianza de Bioversity International y el CIAT a la vanguardia de la conservación de los recursos genéticos.

Pin It on Pinterest

Share This