Funcionaria del Ministerio de Agricultura y Riego del Perú selecciona fruto para análisis de cadmio en el grano, en San Martín, mayo 2019. Crédito: D. Zavaleta.

Autora: Claire Lubke

El año pasado, entró en vigor un Reglamento de la UE (488/2014) que especifica el nivel aceptable de cadmio en los productos a base de chocolate y cacao en toda Europa. Debido a que la política se anunció por primera vez en 2014, los productores tenían un período de cinco años para llevar a cabo actividades de mitigación de cadmio; esto fue particularmente relevante en América Latina, donde se han reportado niveles mas altos de cadmio en los granos de cacao que en otras áreas productoras de cacao. 

Muchos países de América Latina son exportadores importantes de cacao nativo fino de aroma a los mercados europeos de alto valor. Más significativamente, el cacao en estos países a menudo es producido por pequeños agricultores que son económicamente vulnerables a los cambios en el mercado internacional. El año pasado, Bioversity International (ahora Alianza de Bioversity y CIAT) realizó una encuesta con 200 hogares en el norte de Perú y descubrió que el 60% de los agricultores han experimentado una pérdida de ingresos desde que entraron en vigencia las regulaciones. 

La investigación científica para comprender el alcance del problema y reducir la acumulación de cadmio en los granos de cacao, por lo tanto, aliviando la carga económica para los pequeños agricultores, ha estado en marcha en Perú durante varios años. En 2017, el gobierno peruano proporcionó fondos para investigar el alcance de la acumulación de cadmio en el cacao en todo el país. Estos fondos también se propusieron identificar genotipos con baja acumulación de cadmio y probar enmiendas del suelo que podrían reducir la absorción de cadmio de los suelos.

El proyecto fue liderado por Bioversity International en colaboración con el Ministerio de Agricultura (SENASA e INIA), así como con la Universidad Nacional de Piura y la Universidad Agraria La Molina, la Cooperativa Agraria NorAndino y el sector privado. El proyecto se llevó a cabo a una escala sin precedentes, con la recolección de muestras de suelo, granos, hojas y raíces de 1.900 árboles de cacao en todo el país, y la instalación de dos ensayos de campo en el norte de Perú.

Muestras de suelo colectadas para análisis de cadmio y otros metales pesados, junto con muestras de raíces para estudio de micorrizas, en una acción coordinada con el equipo de SENASA Huánuco, mayo 2019. Crédito: D. Zavaleta.

Se instalaron seis pruebas adicionales en la región amazónica central con fondos de USAID a través de la iniciativa Cacao Seguro del USDA, en colaboración con Alianza Cacao Perú, mientras que otras tres pruebas se establecieron en el norte del país en colaboración con APPCACAO, NorAndino y Original Beans con apoyo financiero de la cooperación internacional, empresas de cacao y el sector privado. La financiación del Fondo Binacional Perú / Ecuador para la Paz y el Desarrollo permitió el muestreo de cadmio en cuatro cuencas hidrográficas en el departamento de Amazonas. Esto ayudó a abordar las preocupaciones locales en un área donde se ha promovido el cultivo de cacao para estabilizar los medios de vida de las comunidades fronterizas indígenas. 

Uno de los hallazgos más importantes hasta ahora es que las altas concentraciones de cadmio en los granos de cacao no están presentes en todo el Perú, sino que se concentran en solo unas pocas áreas. De las más de 1,000 muestras de frijol analizadas, las concentraciones altas de cadmio parecen estar restringidas principalmente a las regiones del norte y algunas áreas centrales del país. El sur del país no se ve afectado. Esto incluye el cacao del departamento de Cusco, que es conocido por el cacao chuncho, una popular variedad de cacao nativo fino de aroma. 

Sin embargo, el patrón de acumulación de cadmio no es tan sencillo. Si bien los árboles de cacao que crecen en suelos con niveles más altos de cadmio tienden a tener concentraciones más altas de cadmio en sus granos, hay mucha variabilidad. Esto significa que incluso en las áreas del norte donde el cadmio es generalmente alto en los granos, hay valles, fincas y árboles que tienen bajos niveles de cadmio. Esto ilustra las interacciones complejas entre geología, suelo, manejo de la finca y genotipo sobre la acumulación del cadmio en los árboles individuales. 

Mapa de Perú que indica las regiones productoras de cacao. Se han colocado estrellas en los departamentos en áreas con niveles más altos de cadmio en los granos de cacao. Las estrellas grandes indican que más del 50% de los árboles muestreados tenían altos niveles de cadmio, mientras que las estrellas pequeñas indican que menos del 20% de los árboles tenían altos niveles de cadmio.

Enmiendas del suelo aplicadas durante ensayos en campo en la región de la Amazonia peruana, 2019. Crédito: R. Atkinson.

Las diez pruebas de campo son clave para comprender esta interacción y ayudar a encontrar soluciones para los agricultores en áreas con altos niveles de cadmio en grano. Se están probando diferentes enmiendas del suelo, que incluyen biochar, fertilizantes, mejoras microbiológicas del suelo, micronutrientes, sílice de tierra de diatomeas, materia orgánica y cal. Como se trata de ensayos a largo plazo, las muestras continúan siendo recolectadas y analizadas y con la cosecha de cacao 2020 actualmente en curso, pronto habrá más datos disponibles. Hasta ahora, se han observado resultados prometedores en ensayos de campo en el norte con la adición de un producto a base de biochar, con resultados iniciales que muestran una reducción del 40-80% en la concentración de cadmio en los granos de cacao. La próxima ronda de análisis iluminará si estos hallazgos continúan a largo plazo. Además, se está estudiando la base genética de la baja acumulación de cadmio, con el objetivo de identificar genotipos que podrían usarse como material de patrón o material de injerto para reemplazar los materiales con alta acumulación de cadmio. 

La búsqueda de soluciones de mitigación prácticas y de bajo costo está en curso, y como lo ilustran los últimos dos años de colaboración, la clave es trabajar juntos. Además, un nuevo proyecto liderado por la Alianza, Clima-LoCA, financiado por la Iniciativa de la Comisión Europea “Innovación Inteligente para el Desarrollo a través de la investigación en la agricultura” (DeSIRA), permitirá que este trabajo continúe y proporcionará una mayor coordinación entre la investigación en Perú, Ecuador, y Colombia. Se pueden encontrar más detalles sobre los últimos avances y proyectos actuales sobre la mitigación de la absorción de cadmio en los granos de cacao en América Latina en una publicación de Bioversity International financiada por el Banco de Desarrollo de América Latina. 

Todos los actores de la cadena de valor pueden ayudar a su manera para apoyar a los pequeños agricultores, y esperamos que los esfuerzos multidisciplinarios y multiinstitucionales en los que estamos trabajando permitan alcanzar soluciones sólidas. 

Biochar aplicado a una plantación recién establecida de genotipos seleccionados de cacao en el norte del Perú, 2019. Crédito: R. Atkinson.

Socios y colaboradores:

Ministerio de Agricultura y Riego, Perú; el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria (INIA) el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria (SENASA); La Universidad de Piura, la Universidad Nacional Agraria de La Molina; la Cooperativa Agraria Norandino; USAID a través de la Iniciativa CacaSeguro del USDA; APPCACAO; IntercooperacióSuiza; SeCompetitivo;Equal Exchange; CDF Canadá;Original Beans; IDH; Fondo Binacional Perú-Ecuador para la Paz y el Desarrollo; 

COMACSA; Inkan Negro; Fertilev; Feys; Yara; Universidad Nacional de San Marcos; Universidad Científica del Sur y fondos nacionales de investigación; Banco de Desarrollo de América Latina CAF.

Pin It on Pinterest

Share This