Cinaruco: nueva área protegida declarada en la Orinoquía Colombiana

Desde agosto 2018, las 332 mil hectáreas de sabanas inundables y bosques de galería de Cinaruco, al oriente del departamento de Arauca, entran a ser parte de los ecosistemas protegidos del país bajo la categoría de Distrito Nacional de Manejo Integrado (DNMI).

El logro de este nuevo DNMI en la Orinoquia es fruto del liderazgo y trabajo entre Parques Nacionales Naturales de Colombia (PNN), World Wildlife Fund (WWF), Wildlife Conservation Society (WCS), la Fundación Argos y la Fundación Mario Santo Domingo; la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, el Instituto Alexander von Humboldt, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), con el apoyo del Programa Riqueza Natural de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Conservación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos

Su riqueza biológica, incluye 68 especies de mamíferos, 178 especies de aves, 176 especies de peces, 670 especies de plantas y 74 especies de reptiles, que en algunos casos corresponden a especies de distribución reducida con categorías de amenaza desde vulnerables hasta especies en peligro crítico de extinción. Sobresalen especies como el saíno, el jaguar, el mono aullador, el tapir, la garza real y la corocora, entre otras.

Además de su alto valor biológico, Cinaruco es un área estratégica para la provisión de servicios ecosistémicos como la regulación climática, la regulación hídrica, el mantenimiento del hábitat para especies endémicas, servicios de abastecimiento y servicios culturales.

Con la declaratoria, se busca minimizar las presiones sobre este territorio, amenazado por prácticas como la extracción ilegal de flora y fauna con fines de comercialización, quemas sobre la sabana nativa, tala selectiva sobre los bosques de galería, pesca y cacería sin ningún tipo de regulación, pérdida de la identidad llanera e indígena, entre otras amenazas.

Conservación de la cultura

Cinaruco es el territorio ancestral de 5 pueblos indígenas de los cuales 2 (Yamalero y Yaruro) han sido catalogados en peligro de extinción por el Ministerio del Interior y por la Corte Constitucional de Colombia. En la actualidad, estos pueblos tienen menos de 100 habitantes cada uno. Por ello la declaración de Cinaruco como área protegida implica la protección de etnias, culturas y lenguas, que son  patrimonio cultural de la humanidad.

Fotos: Programa Riqueza Natural de USAID

Programa Riqueza Natural de USAID y Cinaruco

Riqueza Natural seguirá facilitando el dialogo entre las comunidades indígenas, las  comunidades campesinas llaneras y el Gobierno de Colombia para la planificación del territorio. Así mismo, el Programa articulará este trabajo con otras actividades que ejecuta en la región, incluyendo el convenio con el Cabildo Indígena de Caño Mochuelo, para fortalecer corredores bioculturales de conservación y producción sostenible.

Finalmente, con el propósito de conservar la identidad llanera y las prácticas tradicionales de estas comunidades, el Programa a través del CIAT, trabajará en el diseño e implementación de prácticas para conservar la biodiversidad en predios ganaderos y mejorar el modelo de negocio alrededor de la ganadería de sabana inundable rescatándo los atributos de la cultura llanera. Este será un trabajo conjunto entre las 3 áreas de investigación del CIAT. Participará el equipo de Forrajes del Área de Investigación en Agrobiodiversidad, el equipo de Mercados Inlusivos del grupo Sistemas Alimentarios Sostenibles del Área de Investigación de Análisis de Políticas y Decisiones (DAPA) y él Área de Investigación en Agroecosistemas y Paisajes Sostenibles.

Pin It on Pinterest

Share This