A través de un intercambio con Ecuador, Perú, Bolivia y Paraguay, Colombia compartió su experiencia en la implementación de las Mesas Técnicas Agroclimáticas, con el propósito de replicar esta iniciativa en estos países.

¿Qué podemos hacer en América Latina para prepararnos para los eventos climáticos?

Una de las posibles respuestas a esta pregunta es promover las Mesas Técnicas Agroclimáticas (MTA) a lo largo del continente, un trabajo conjunto que desde 2014 viene realizando el Programa de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS), el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia.

La experiencia de Colombia en la implementación de MTA se ha destacado a nivel Latinoamericano. Actualmente en Colombia se desarrollan ocho mesas agroclimáticas en los departamentos de Caldas, Cauca, Santander, Tolima, Córdoba, Sucre, Magdalena y Nariño, cubriendo 22 localidades en los que se cultiva arroz y maíz.

Uno de los logros más importantes de las MTA en Colombia se dio en 2014, cuando gracias a datos históricos, 170 agricultores arroceros colombianos evitaron pérdidas superiores a los US$3.6 millones.

Es por ello que las instituciones mencionadas organizaron el Intercambio de Experiencias de Mesas Técnicas Agroclimáticas, con representantes de los servicios meteorológicos y los ministerios de Agricultura de Ecuador, Perú, Bolivia y Paraguay.

Durante cinco días, los asistentes al Intercambio realizaron un recorrido por diferentes departamentos de Colombia para conocer la implementación de las MTA en el país, las herramientas técnicas y metodológicas necesarias para su puesta en marcha y las opciones de adaptación y mitigación a la variabilidad y cambio climático, resultado de la implementación de esta iniciativa.

¿Cómo es una MTA?

Los asistentes pudieron conocer cómo se desarrolla una MTA, a través de visitas a las sesiones de Caldas y Cauca. En ambos departamentos, desde 2018 en Caldas y 2014 en Cauca, representantes de gremios se vienen reuniendo con meteorólogos de la FAO para mostrar y analizar las predicciones climáticas para el próximo mes. De acuerdo con estas predicciones, que incluyen el comportamiento de las lluvias, la temperatura, la disponibilidad hídrica, entre otros factores, se generan recomendaciones generales para los sistemas agrícolas y recomendaciones específicas para cada cultivo.

Tanto en las Mesas de Caldas y Cauca asociaciones, agremiaciones y productores, incluyendo a los invitados internacionales, y se pudo evidenciar el trabajo colaborativo de cada uno de estos actores para construir el boletín agroclimático, una herramienta que contiene el análisis climático mensual y recomendaciones para que el sector agropecuario pueda tomar decisiones informadas para mejorar sus cultivos.

Por ejemplo, el boletín agroclimático para Caldas correspondiente al mes de junio incluyó recomendaciones como “conservar las coberturas vegetales en las calles y surcos de los cultivos y mantener barreras vivas en lotes de alto pendiente como medida de preservación del suelo y control de la erosión”.

Y recomendaciones específicas para el cultivo de aguacate, por ejemplo, “realizar planes de fertilización de acuerdo con el análisis del suelo y las recomendaciones técnicas” o para el cultivo de café como “realizar el mantenimiento de drenajes, acequias, cunetas y zanjas, como medidas de conservación de suelo y prevención de la erosión”.

El enfoque de las MTA hace referencia a un proceso de diálogo entre una diversidad de actores locales, incluyendo científicos, técnicos, representantes del sector público, privado y agricultores, que busca comprender el posible comportamiento del clima en una localidad y generar recomendaciones para disminuir los riesgos asociados a la variabilidad climática.

Apropiación de la información

El intercambio de experiencias incluyó la visita a uno de los Territorios Sostenibles Adaptados al Clima, (TeSAC), ubicado en la vereda Los Cerrillos, noroccidente del municipio de Popayán, capital del departamento del Cauca.

En este TeSAC los invitados pudieron conocer de primera mano cómo los agricultores se apropian de la información agroclimática para tomar decisiones sobre sus cultivos.

Durante el recorrido visitaron tres fincas, donde sus dueños contaron sus experiencias en el uso de la información agroclimática y cómo esta información ha sido clave para los procesos de adaptación en la agricultura familiar y para tomar mejores decisiones en los cultivos de maíz y café.

Leo Erick Pereyra, jefe de la Unidad de Gestión de Riesgos, Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología de Bolivia, comentó sobre las posibilidades de replicar estas iniciativas en su país: “Es una contribución muy importante por parte de Colombia iniciativas como las MTA y los TeSAC, donde se encuentra la aplicación misma de la información climática en la práctica agrícola. Para Bolivia es una muestra de que sí se pueden desarrollar sinergias en el sector agrícola relacionado con la información climática porque es importante que esta información llegue a los productores para mejorar sus cultivos, lo que nos hace sentir comprometidos para desarrollar este tipo de emprendimientos en nuestro país”.

El uso de la información contenida en el boletín agroclimático ha permitido a los agricultores del TeSAC Cauca tomar diferentes medidas de adaptación para hacerle frente a la variabilidad climática.

Avances de la Estrategia Regional para la Gestión de Riesgos y Desastres

Anna Ricoy, coordinadora de Gestión de Riesgos de Desastres de la FAO, nos habló sobre los avances en la Estrategia Regional para la Gestión de Riesgos y Desastres, de la cual las MTA son un componente esencial para la reducción del riesgo y los daños y pérdidas de cultivos.

“En la Estrategia Regional para la Gestión de Riesgos y Desastres se destacó la experiencia de Colombia en la implementación de las MTA, por eso desarrollamos esta iniciativa de cooperación sur-sur, invitando a países andinos y Paraguay, con el compromiso de este conocimiento práctico y técnico, de adaptar iniciativas piloto de servicios de información agroclimática en sus países”, puntualizó.

Otras iniciativas que están avanzando en el marco de la Estrategia son la institucionalización de sistemas para la evaluación de daños y pérdidas en los sectores agrícolas, además de la evaluación probabilística del riesgo, su gestión financiera y el fortalecimiento de la gestión del riesgo desde una perspectiva fito y zoo sanitaria.

Pin It on Pinterest

Share This