Michael Peters, cumplió 12 años liderando el Programa de Forrajes Tropicales del CIAT, pero su historia en forrajes comenzó hace 30 años cuando inició sus estudios de maestría en forrajes tropicales con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en La República Democrática del Congo (en ese momento Zaire), luego trabajó en Nigeria con ILCA/ILRI y desde 1998 con el CIAT en Colombia.

Durante su estancia en el CIAT, se ha centrado en la integración de la investigación sobre los recursos genéticos forrajeros tropicales y el manejo de los recursos naturales, con un fuerte énfasis en la vinculación de los enfoques de investigación y desarrollo, liderados por los agricultores y científicos, expertos en la selección de opciones forrajeras a diferentes entornos biofísicos y socioeconómicos, así como la vinculación de los agricultores a mercados y sistemas innovadores.

Recientemente, él y su equipo han estado desarrollando variedades de forrajes tropicales que permiten mayor productividad animal, mejor adaptación a estreses bióticos y abióticos que al mismo tiempo son amigables con el medio ambiente a través de la mitigación de la emisión de gases de efecto invernadero. Conversé con él hace algunos días para conocer las estrategias del programa para el 2019, los retos próximos y futuros que enfrenta con su equipo de trabajo y la Alianza entre Bioversity International y el CIAT, sobre la que asegura es clave trabajar en sistemas de semillas y en temas de biodiversidad para efectos del medio ambiente y cambio climático. Otro tema que gana cada vez más importancia es el nexo forrajes-ganadería-agua, el cual es clave para la sostenibilidad de los sistemas alimentarios del futuro.

¿Cuáles son las apuestas del programa de Forrajes Tropicales?

El proyectado aumento demográfico y la demanda en alza de proteína de origen animal, en especial por parte de la población de ingresos más elevados de los países en desarrollo, en combinación con la rápida pérdida de la base de recursos naturales, hacen urgente reducir la huella ecológica de la producción ganadera. Para lograr esto trabajamos en la captura de carbono, la reducción de  emisiones de gases de efecto invernadero, la restauración de tierras degradadas y el uso eficiente del agua.

Michael Peters, líder del Programa de Forrajes Tropicales del CIAT.

Los investigadores del programa están estudiando los impactos actuales y potenciales de los sistemas de producción ganadera en el cambio climático. De igual manera, avanzan en la definición de estrategias para la intensificación sostenible a gran escala de los sistemas de producción, con el fin de ser eficientes en el uso de los recursos naturales.

Asímismo, contribuimos considerablemente a una producción alimentaria mundial sostenible con la conservación de los recursos naturales, el incremento de la productividad y la rentabilidad de las actividades agropecuarias en los países en desarrollo y la sostenibilidad de los medios de vida de la población, puesto que su adopción se traduce en mayores ingresos.

¿Cuáles serán los retos de este año?

En Asia, se está trabajando en el diseño de una plataforma que contendrá toda la información de los materiales que tenemos de leguminosas y será lanzada en el mes de mayo. Del mismo modo, terminaremos la aplicación Tropical Forages Selection Tool v.2; una herramienta diseñada para seleccionar especies forrajeras adecuadas para las condiciones locales en los trópicos y subtrópicos. Estas tecnologías serán muy útiles para los investigadores agrícolas y los funcionarios de extensión que participan en la mejora de la producción animal, incluyendo el acceso a través de dispositivos móviles tales como tabletas y teléfonos en este continente

Además, se socializará la página web: http://www.tropicalforages.info/, como una herramienta importante de conocimiento de fácil acceso, en el tema de forrajes tropicales.  

En África, se está empezando el escalamiento de varias líneas de forrajes y se ha trabajado en el mejoramiento de suelos y en la medición de gases de efecto invernadero. En Centroamérica, tenemos varias iniciativas con el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) en donde estamos combinando la parte de producción, economía y medio ambiente. En Colombia, se habla de una ganadería carbono neutral y esto lo debemos abordar con la convicción de avanzar este año mediante el trabajo que estamos llevando a cabo con la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia) y la red de forrajes a nivel nacional.

También, avanzaremos en la modernización de la metodología de evaluación con sensores remotos (como drones y satélites) y en la construcción de datos confiables con ensayos controlados en animales no solo para carne sino también para leche.

Se realizará la liberación de un nuevo híbrido bajo el nombre ‘’Camello’’, producto del fitomejoramiento de Brachiarias, el cual tendrá como principal característica la tolerancia a la sequía.

¿Cómo ve la Alianza entre Bioversity y el CIAT?

Vamos a tener muchas oportunidades, porque somos bastante complementarios. Tenemos dos oportunidades claves para trabajar juntos, la primera es generar ingresos para los productores con base en sistemas de manejo de conocimiento y sistemas de semillas. También, trabajaremos en sistemas alimentarios sostenibles y degradación de suelos para reformar áreas.

Un futuro prometedor

El programa de Forrajes Tropicales buscará identificar enfoques para la intensificación sostenible que aumenten los beneficios ambientales y mejoren los medios de vida de los pequeños productores, generados por los sistemas basados en forrajes.

Pin It on Pinterest

Share This