En el marco del proyecto ‘’Un Viaje en Común: Desarrollo de capacidades sobre la Agricultura Sostenible Adaptada al Clima (ASAC) en Centroamérica”, el CIAT instaló tres estaciones meteorológicas en los municipios de Marcovia, Namasigüe y Orocuina, ubicados en el Corredor Seco de Honduras.

El objetivo principal de esta iniciativa, que cuenta con el apoyo y acompañamiento de la Secretaría General de Agricultura (SAG), de Honduras, es aumentar la capacidad para generar y utilizar información de pronósticos agroclimáticos.

Carlos Zelaya, asesor Pronósticos Agroclimáticos Participativos del CIAT en Centroamérica, resalta que ‘’la medición de variables meteorológicas ha crecido en importancia ya que la información suministrada permite el registro permanente de variables climáticas durante largos periodos de tiempo en zonas remotas o inhóspitas, sin contar con la presencia de un personal capacitado que se encargue de proporcionar datos presentables con el menor porcentaje de error, hace que aparezca la necesidad de automatizar las estaciones meteorológicas’’.

Las estaciones están habilitadas con sensores para medir las principales variables como precipitación, temperatura, humedad relativa, presión atmosférica y viento. Éstas cuentan con un transmisor de datos  que funciona alimentado por un panel solar y su batería de respaldo con lo que transmite información en línea cada hora a una base de datos web y móvil (http://www.weatherlink.com/).

Durante el proceso de instalación de las estaciones meteorológicas participaron representantes de la Unidad de Agroambiente, Cambio Climático y Gestión de Riesgo (UACC&GR); de la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria (DICTA); técnicos de la Unidad de Medio Ambiente y Género de las alcaldías de Namasigüe y Orocuina y los productores de las comunidades que serán los que se mantendrán informados acerca de los eventos climáticos que se registren en sus territorios. Estos mismos recibieron un entrenamiento in situ sobre la instalación, operación y mantenimiento de las estaciones meteorológicas.

‘’Las mediciones que se reflejan en la estación meteorológica son elementales para nosotros como productores porque nos ayuda a llevar el control cuantitativo del agua lluvia caída en nuestra zona. Al final vamos ir aprendiendo a identificar cuáles son las temporadas más adecuadas para llevar a cabo la siembra de nuestros granos. También a través de las mediciones arrojadas de nuestra estación aprenderemos a identificar qué tipo de cultivos son los adecuados para nuestra zona por la cantidad de agua lluvia registrada, ya que la estación también nos mide el nivel de humedad y la velocidad del viento’’, aseguró Fredis David Portillo, Promotor de la comunidad Matapalito en Choluteca, Honduras.

Los datos que registren las estaciones meteorológicas servirán de insumo para su análisis y discusión en las Mesas Agroclimáticas Participativas de Choluteca de donde saldrán las recomendaciones de adaptación y de manejo para enfrentar la variabilidad climática en el Corredor Seco de la región Suroriental de Honduras. La relevancia de estas mesas radica en que la información sobre pronósticos climáticos es generada a una escala local, lo que permite tener un mayor alcance con los productores, a través de un lenguaje accesible y con contenido preciso.

El próximo paso será la capacitación y entrenamiento de técnicos y productores en el procesamiento e interpretación de datos climáticos, así como la utilización de estos datos en los modelos de simulación de crecimiento de los cultivos para determinar el nivel de déficit hídrico y las prácticas agroecológicas que permitan reducir los riesgos de pérdidas en los cultivos por sequía.

El proyecto “Un Viaje en Común: Desarrollo de capacidades sobre la Agricultura Sostenible Adaptada al Clima (ASAC) en Centroamérica para fortalecer las políticas y la toma de decisiones para las acciones de adaptación y mitigación del cambio climático’’ es liderado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) en colaboración con el Programa de Investigación CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT).

Pin It on Pinterest

Share This