El proyecto Agroforestería para la Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (ABES, por sus siglas en inglés) realizó una serie de tres eventos para compartir los resultados alcanzados durante la ejecución del proyecto en El Salvador entre 2012 y 2016. Los eventos incluyeron una conferencia en la facultad de agronomía de la Universidad de El Salvador, una Mesa Técnica Nacional realizada en San Salvador, y el cierre oficial del proyecto realizado en el departamento de Chalatenango. Los eventos contaron con la participación de más de 300 personas, entre ellas agricultores y ganaderos, estudiantes, técnicos, tomadores de decisiones y autoridades locales.

Impulsado por el CIAT con el apoyo de los Donantes del Fondo CGIAR, a través del Programa de Investigación del CGIAR sobre Sistemas Integrados del Trópico Húmedo (Humidtropics) y el Programa de Investigación del CGIAR sobre Agua, Tierra y Ecosistemas (WLE, por sus siglas en inglés), el proyecto utilizó métodos de investigación participativa para fomentar la adopción de sistemas agroforestales de poda y cobertura con el cultivo de maíz y friíol en las comunidades agricultoras. Asimismo, el proyecto abordó la investigación de pasturas, a fin de reducir la degradación de los recursos naturales y promover el desarrollo de sistemas de producción amigables con el medio ambiente.

Entre los resultados más sobresalientes del proyecto se encuentran el aumento de capacidades de manejo de biodiversidad y del medio ambiente en la zona, así como el aumento de la productividad agrícola y la resiliencia ante los efectos del cambio climático, mediante la aplicación de diversas opciones agroforestales adaptadas para las condiciones de la Mancomunidad La Montañona.

Demostración de beneficios con el co-diseño y establecimiento de fincas ganaderas. Foto: C. Romero.

A través del establecimiento de parcelas de investigación con prácticas agroforestales y silvopastoriles, la biodiversidad y cobertura vegetal de las fincas aumentó significativamente. Estos beneficios ecosistémicos se lograron sin comprometer los rendimientos de maíz y frijol, con un costo mínimo para los productores. La investigación también reveló que es posible reducir sustancialmente el uso de agroquímicos sin afectar negativamente los rendimientos del cultivo, en conjunto con prácticas de manejo integrado de plagas. Por otro lado, los productores adoptaron variedades de pastos mejorados, lo que triplicó la producción de forrajes en comparación al pasto tradicional.

Los agricultores fortalecieron sus capacidades en el manejo de los sistemas agroforestales. Foto: E. Garcia

Durante cuatro años de implementación, ABES capacitó a más de 500 agricultores sobre prácticas de producción sostenible, incluyendo técnicas en sistemas agroforestales y silvopastoriles para evitar la erosión del suelo y la quema, así como el ordenamiento territorial de las fincas. La dedicación de los productores está contribuyendo directamente a la protección del macizo forestal La Montañona, considerada la mayor reserva ecológica de Chalatenango. A la vez, el proyecto capacitó a 75 técnicos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), la Universidad de El Salvador (UES), municipalidades y ONG.

Finalmente, ABES desarrolló métodos de monitoreo de la deforestación y la expansión de la agricultura a escala espacial, utilizando imágenes satelitales al detalle. El proyecto creó una alianza con la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) para realizar un estudio de monitoreo de la deforestación en La Montañona entre los años 1986 y 2015. La metodología desarrollada será compartida con el MARN para replicar el monitoreo en otras zonas del país, a fin de facilitar la identificación de cuencas prioritarias para promover sistemas agroforestales y monitorear la adopción de los mismos.

Pin It on Pinterest

Share This