Con el objetivo de desarrollar capacidades técnicas y metodológicas en organizaciones extensionistas que trabajan con frijol y otros granos básicos en Nicaragua, el CIAT a través de HarvestPlus realizó el Taller “Técnicas para garantizar la aceptabilidad y control de los alimentos”. El taller contó con la participación de 25 técnicos del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA), quienes fueron capacitados en la realización de técnicas de evaluación sensorial.

“La evaluación sensorial, como bien lo dice la palabra, se realiza a través de los sentidos”, explicó Patricia Carrillo, nutricionista de HarvestPlus. “Cada vez que probamos un alimento, decidimos si nos gusta con base a sus características, como sabor, olor y textura. Cuando introducimos un alimento nuevo para las comunidades, como los cultivos biofortificados, es importante realizar un análisis sensorial para determinar la calidad del alimento y si será aceptado por el consumidor”.

El taller abordó temas como las características agronómicas y nutricionales de los cultivos biofortificados, conceptos básicos sobre la evaluación sensorial de alimentos, y los objetivos y la utilidad de técnicas e instrumentos para garantizar la aceptabilidad y el control de alimentos. A partir de este taller, HarvestPlus espera fortalecer el proceso de generación y difusión de nuevas variedades de semillas, promoviendo la aplicación de técnicas que garanticen la aceptabilidad y el control de los alimentos elaborados con granos básicos biofortificados.

Como parte de los resultados del taller, INTA elaboró un plan para implementar pruebas de aceptabilidad y control de alimentos con familias productoras de cada región de Nicaragua. En respuesta a las necesidades expresadas durante el intercambio, HarvestPlus proporcionará acompañamiento técnico durante las pruebas sensoriales, guiando la recolección, organización, análisis e interpretación de datos.

Una de cada tres personas a nivel mundial es víctima del hambre oculta, a causa de la deficiencia de vitaminas y minerales (tales como la vitamina A, el hierro y el zinc) esenciales para el desarrollo y la salud de niños y adultos. La biofortificación es un abordaje eficaz para generar cultivos nutricionalmente enriquecidos, cuyo consumo frecuente proporciona nutrientes importantes para poblaciones con mayor riesgo nutricional y alimentario. Alimentos como estos complementan estrategias como la diversidad alimentaria, la fortificación y la suplementación para mejorar la nutrición y salud pública en las poblaciones más vulnerables.

***

HarvestPlus es un programa interdisciplinario que trabaja de la mano con instituciones académicas y de investigación, organizaciones de sociedad civil y el sector público y privado en más de 40 países. Su misión es integrar la ciencia agrícola, la nutrición y las ciencias sociales para impulsar un esfuerzo colectivo por la reducción del hambre oculta a nivel global.

Pin It on Pinterest

Share This