La información que aportan los agricultores es esencial para afrontar los retos mundiales relacionados con el cambio climático, la pobreza rural y la nutrición. Una nueva herramienta de recopilación de datos  busca construir el conjunto de datos de libre acceso más grande de su género para contribuir al desarrollo y la investigación.

Los proyectos con enfoque descendente para mejorar el nivel de vida de agricultores en situación de pobreza a menudo fracasaban, porque no consideraban sistemáticamente que los diversos hogares rurales sobreviven y prosperan. Para aprovechar este conocimiento local, científicos y organismos de desarrollo comenzaron a realizar encuestas con el fin de asegurar que los esquemas de investigación y desarrollo estuviesen bien enfocados. Pero dichas encuestas no estaban diseñadas para compararse entre sí, careciendo de aquello que los científicos denominan “interoperabilidad”, es decir, las encuestas de una organización no se podían comparar con las de otra. Para análisis de perspectiva general, muchos de los datos eran de escasa utilidad.

En el año 2015, un equipo de investigadores de CGIAR comenzó a abordar el tema de la interoperabilidad de las encuestas en los hogares. Más de 13.000 encuestas estandarizadas y 21 países después, publicaron sus hallazgos, métodos y análisis de un masivo conjunto de datos, en febrero, en Scientific Data, una publicación de Nature.

Es más, invitaron a la comunidad mundial de investigadores para el desarrollo a hacer aportes al conjunto de datos de libre acceso, que hoy en día contiene más de 30.000 entrevistas efectuadas en 33 países. (La publicación únicamente analizó entrevistas efectuadas hasta mediados de 2018). Los datos se recopilan en tabletas o teléfonos inteligentes, los cuales pueden ser cargados con energía solar y ser utilizados en regiones remotas.

Una amplia adopción de esta herramienta estandarizada de encuesta podría ayudar a orientar los esfuerzos internacionales para abordar los desafíos de pequeños productores, en relación con cambio climático, seguridad alimentaria, nutrición, productividad de la finca e inclusión social.

“La falta de estandarización de las encuestas de hogares agropecuarios, sobre todo en el ámbito de la investigación en «agricultura para el desarrollo» ha dado lugar a la proliferación de instrumentos de encuesta e indicadores que producen conjuntos de datos que frecuentemente se encuentran mal documentados, presentan incoherencias y cuentan con poca interoperabilidad”, expresaron los autores. “La situación actual limita nuestra capacidad de comparar resultados de varios estudios y poder extraer conclusiones generales sobre la eficacia de las intervenciones y las disyuntivas entre resultados”.

Los investigadores del Instituto Internacional de Investigación Pecuaria (ILRI, sus siglas en inglés) desarrollaron una herramienta que denominaron Encuesta de Hogares Rurales con Indicadores Múltiples o RHoMIS [del inglés: Rural Household Multi-Indicator Survey.] Entre los coautores de CGIAR se encontraban investigadores de la Alianza de Bioversity International y el CIAT, del Instituto Internacional de Agricultura Tropical, el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo y World Agroforestry.

“Con esta herramienta logramos un nivel más uniforme de detalle sobre una amplia gama de temas. Ello nos permite buscar interacciones de los sistemas que pueden observarse en una gran diversidad de localidades, proyectos, culturas o zonas climáticas”.

Mark van Wijk

Autor principal

Solía tomar meses

RHoMIS se desarrolló para recopilar datos en bruto de 758 variables y crear 41 indicadores basados en los datos. Las variables incluyen datos demográficos y de la dieta de los hogares, prácticas agrarias relacionadas con las especies pecuarias y los cultivos, agricultura de subsistencia frente a agricultura para los mercados, uso de fertilizantes y pesticidas y rendimientos, entre muchas otras. Los indicadores clave obtenidos abarcan la producción agropecuaria y actividades fuera de la finca, incluida la integración de los mercados, nutrición, seguridad alimentaria, pobreza y emisiones de gases de efecto invernadero.

Además de estar estandarizada, RHoMIS es lo suficientemente flexible para incluir módulos de preguntas personalizadas para proyectos específicos de investigación. Las encuestas se realizan en teléfonos inteligentes y pueden tomar tan solo 40 minutos, comparado con hasta 3 horas que duran otras encuestas. La plataforma digital de la herramienta almacena, conglomera y visualiza los datos para facilitar aún más su uso.

Organizaciones de desarrollo, investigadores y ONG ya se encuentran utilizando la herramienta. RHoMIS ha sido utilizada en investigación en agricultura sostenible adaptada al clima en África oriental y Centroamérica, cambios en medios de subsistencia y seguridad alimentaria en Tanzania, uso de teléfonos móviles para información climática en África oriental e investigación en seguridad alimentaria en el corredor seco de Centroamérica, entre otros. La ONG Tree Aid, que siembra árboles para ayudar a las comunidades rurales, usa RHoMIS como parte esencial de su labor de monitoreo.

“RHoMIS nos ha permitido revolucionar la forma de trabajar con encuestas, Un gran beneficio de la estandarización es que la gestión de datos no es laboriosa. De la recopilación de datos podemos saltar a reflexiones en poco tiempo, un proceso que solía tomar meses. Dichas reflexiones se pueden servir directamente de insumo en la toma de decisiones y así empezar a mejorar nuestros proyectos de inmediato”.

Jacob van Etten

Coautor y Director de investigación en inclusión digital dentro de la Alianza

Potencial: la base de datos más grande sobre pequeños productores

Comprender la diversidad y dinámica de los hogares del área rural es fundamental, dada la diversidad de los efectos de los cambios globales del clima, crecimiento de la población, urbanización y demanda de alimento. Asimismo, alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas –especialmente hambre cero– requiere una mayor intensificación y sostenibilidad de la producción de alimento y el desarrollo de las economías rurales.

Por tanto, es necesario contar con indicadores confiables a nivel de finca familiar con respecto tanto al desempeño de la finca como del bienestar familiar para poder comprender y efectuar modelos de dicha dinámica y para brindar información para el diseño e implementación de las intervenciones del gobierno, donantes y organismos internacionales, en un amplio espectro de áreas geográficas y dimensiones socioeconómicas.

“Nuestro objetivo es que en cinco años la base de datos de RHoMIS sea el referente para obtener información sobre la agricultura a pequeña escala”, dijo van Wijk, agregando que la herramienta probablemente sea útil para más ONG y organismos estadísticos nacionales. “Para entonces, quizá sea la base de datos más grande sobre agricultura de subsistencia, con información confiable sobre productividad, manejo, pobreza, seguridad alimentaria, relaciones de género y mucho más”.

La Alianza de Bioversity International y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) brinda soluciones científicas que aprovechan la biodiversidad agrícola y transforman los sistemas alimentarios de manera sostenible para mejorar la vida de las personas. Las soluciones de la Alianza abordan las crisis mundiales de malnutrición, cambio climático, pérdida de la biodiversidad y degradación ambiental.
La Alianza es parte de CGIAR, un consorcio mundial de investigación para un futuro sin hambre.

www.bioversityinternational.org                              www.ciat.cgiar.org                          www.cgiar.org

Pin It on Pinterest

Share This