La batalla contra el hambre y la malnutrición en África se dirige en rumbo positivo, con impresionantes avances logrados en todo el continente en las últimas décadas. Sin embargo, los gobiernos y el sector privado todavía enfrentan muchos obstáculos y oportunidades para poner fin definitivamente a estos temas que afectan a millones de personas.

Con miras al Día Mundial de la Alimentación, que este año promueve el objetivo #HambreCero hacia 2030, expertos del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) discutieron algunas de las acciones urgentes necesarias para ayudar a lograr este objetivo.

“Entre el año 2000 y 2015, casi todos los países africanos mejoraron los índices de malnutrición infantil, medida como retraso en el crecimiento. Ha habido avances cuantificables y constantes en un tema que por mucho tiempo se creyó intratable”, afirmó Mercy Lung’aho, líder del CIAT en el tema de nutrición en África.

“Sin embargo, en las zonas afectadas por conflictos o áreas que experimentan fuertes impactos del clima, todavía persisten altas tasas de retraso en el crecimiento sin indicios de mejora. Como resultado, los datos indican que ningún país africano se encuentra actualmente en buen camino para alcanzar todas las metas asociadas con acabar el hambre, lograr la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición”, aseguró durante un chat en Twitter previo al #DíaMundialdelaAlimentación.

En el chat #InvestinNutrition (invertir en nutrición) organizado por Devex, una plataforma de medios para la comunidad mundial de desarrollo, los participantes discutieron cómo mayores flujos de inversión pueden ayudar a resolver estos problemas. Hablaron del rol de las pequeñas y medianas empresas (PYMES) y las barreras para el financiamiento.

Lung’aho enfatizó el rol central que los gobiernos deben asumir, en tanto que Steve Beebe, líder del Programa de Fríjol del CIAT, señaló iniciativas ya en curso gracias a alianzas con PYMES. No obstante, no existen soluciones fáciles para estos problemas tan complejos que enfrenta el continente – y los mecanismos basados en los mercados no son necesariamente la respuesta integral.

“El mayor reto es llegar a los que son difíciles de alcanzar, aquellos que están aislados de las corrientes principales, bien sea a nivel social, geográfico o económico”, comentó Beebe. “Me gustaría ver que la justicia social recuperara su rol como una prioridad central explícita. Muchos objetivos se han monetizado o reducido a criterios técnicos”.

La siguiente es una selección de respuestas a las seis preguntas que se les hicieron a los expertos del CIAT durante el chat.

P1: África ha logrado un gran progreso en la lucha contra la malnutrición; sin embargo, muchas vidas todavía se encuentran bajo amenaza. ¿Cuáles son algunas de las claves para lograr #ODS2 #HambreCero?

Steeve Beebe: El mayor reto es llegar a los que son difíciles de alcanzar, aquellos que están aislados de las corrientes principales, bien sea a nivel social, geográfico o económico.

Mercy Lung’aho: Entre 2000 y 2015, casi todos los países africanos mejoraron los índices de malnutrición infantil, medida como retraso en el crecimiento. Ha habido avances cuantificables y constantes en un tema que por mucho tiempo se creyó intratable. Sin embargo, en las zonas afectadas por conflictos o áreas que experimentan fuertes impactos del clima, todavía persisten altas tasas de retraso en el crecimiento sin indicios de mejora. Como resultado, los datos indican que ningún país africano se encuentra actualmente en buen camino para alcanzar todas las metas asociadas con acabar el hambre, lograr la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición.

P2: ¿Cuál puede ser el rol de las pequeñas y medianas empresas (PYMES) del sector agroalimentario en la lucha contra la malnutrición en la región?

SB: Las PYMES agroalimentarias ya están adoptando cultivos biofortificados para desarrollar opciones alimenticias.

ML: El sector privado (PYMES agroalimentarias) tiene el rol de mejorar la disponibilidad, asequibilidad y atractivo de opciones de alimentos más saludables para las poblaciones vulnerables. Este sector podría ayudar a inclinar los sistemas alimentarios hacia dietas de mayor calidad y podría aportar respuestas innovadoras frente a las metas de nutrición y las regulaciones. Necesitamos entender qué incentivos les facilitan procesar, distribuir y comercializar alimentos más saludables.

P3: ¿Cuáles son las principales barreras financieras en África que dificultan la lucha contra la malnutrición? ¿Qué podemos hacer para derribarlas?

SB: La extensión por definición requiere un enfoque “extenso” y a menudo es una limitación. Ha surgido como una opción. ¿Tienen los países un enfoque integrado para las tecnologías de la información?

ML: 1a. La escasez de recursos; 2a. El uso ineficiente de los recursos; 3a. Uso inequitativo de los recursos. 1b. Priorizar las cuotas presupuestales para emprender acciones frente a la nutrición; 2b&3b. Poner fin a la corrupción, mejorando la responsabilidad, trazabilidad y rendición de cuentas.

P4: Una propuesta de la Facultad Kennedy de Harvard se refirió al financiamiento mixto como una opción para abordar la malnutrición. ¿Cómo pueden ayudar los donantes y filántropos?

ML: África debe autofinanciar el fin de la malnutrición. Pero los donantes y filántropos pueden ayudar trabajando con el gobierno africano para fijar prioridades y objetivos y luego abogando y asegurando impacto, rendición de cuentas, transparencia y equidad.

P5: ¿Por qué el sector privado debería invertir más en mejorar la nutrición en África?

ML: La investigación sobre cómo mejorar las dietas y los resultados de la nutrición. Necesitamos mejores mecanismos para que el diálogo entre los sectores público y privado moldee e implemente las prioridades de investigación.

SB: Desde un punto de vista meramente económico, los alimentos nutritivos son también más costosos. ¿No podrían estos tener un mejor margen de ganancias?

P6: Si pudiera mejorar una sola cosa en la lucha mundial contra la malnutrición en este #DíaMundialdelaAlimentación, ¿qué mejoraría?

SB: Me gustaría ver que la justicia social recuperara su rol como una prioridad central explícita. Muchos objetivos se han monetizado o reducido a criterios técnicos

ML: No hay una sola cosa; en realidad necesitamos todo un kit de herramientas. Pero si debiera priorizar el “qué” en el kit, serían los datos. Porque sin ellos, volaríamos a ciegas. Necesitamos usar los datos para definir el problema de la malnutrición, diagnosticar sus causas de raíz, diseñar intervenciones que funcionen y rastrear los avances. Debemos usar @CGIAR_Data y sus redes para estandarizar la recopilación y monitoreo de los datos de nutrición y usar la evidencia que se obtiene para divulgar mejores prácticas y desarrollar políticas y guías efectivas.

Pin It on Pinterest

Share This