Se requiere acción urgente para proteger a miles de plantas silvestres útiles, según una nueva investigación. Los datos sugieren de manera contundente que las metas internacionales de conservación para 2020 no se cumplirán – incluso para las plantas silvestres “comunes”.

Los titulares sobre especies vegetales amenazadas a menudo se enfocan en madera dura saqueada de la Amazonía o en extrañas plantas solo conocidas por botánicos especializados. Una nueva forma de medir la conservación de especies vegetales muestra que una amplia variedad de plantas silvestres usadas para alimentación, medicina, refugio, combustible, forraje para ganadería y otros propósitos valiosos se encuentran en riesgo. Estas incluyen poblaciones silvestres de abetos usados como árboles de Navidad, los tipos silvestres originales de un grupo de productos básicos en las alacenas de cocina como vainilla, manzanilla, cacao y canela, parientes silvestres de cultivos como el café, y plantas silvestres usadas por las abejas para producir miel.

El indicador fue desarrollado por el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) en colaboración con el Crop Trust (Fondo para los Cultivos), el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) y varias universidades y organizaciones para la conservación. Este indicador califica a casi 7.000 plantas silvestres útiles de 220 países en una escala de 1–100, y mide la conservación in situ – áreas protegidas como parques nacionales – al igual que la conservación ex situ, que cubre la protección de plantas en bancos de germoplasma, jardines botánicos y otros repositorios de conservación.

Este indicador encuentra que menos del 3 por ciento de las 7.000 especies se pueden clasificar como de “baja prioridad” o “suficientemente conservadas” en la actualidad. Esto es preocupante, dicen los autores, ya que el indicador fue diseñado para medir el progreso de los países hacia objetivos ambiciosos de conservación que se supone se lograrán hacia 2020, incluida la Meta 13 Aichi del Convenio sobre la Diversidad Biológica y el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2.5.

Los hallazgos serán publicados en la revista Ecological Indicators en marzo de 2019. Una versión digital de acceso abierto del estudio fue publicada en noviembre y una herramienta digital llamada Useful Plants Indicator para explorar los resultados fue lanzada por el CIAT el 19 de noviembre. La Alianza sobre Indicadores de Biodiversidad del Convenio sobre la Diversidad Biológica está considerando el indicador como una herramienta para medir el progreso hacia las Metas Aichi.

“Este indicador enfatiza la urgencia de proteger las plantas silvestres útiles del planeta. El indicador no solamente nos ayuda a tener una medición de la situación de los países y el mundo en cuanto a salvaguardar este patrimonio natural y cultural, sino que brinda información real por especie que puede utilizarse para tomar acción a fin de mejorar su estatus de conservación”.

Colin Khoury

Autor principal del estudio y especialista en diversidad de cultivos del CIAT

Coffea liberica, una planta de café silvestre usada para preparar una infusión cafeinada en partes de África y de interés para los mejoradores de café por su resistencia a enfermedades, registra únicamente 32.3 de 100 en el indicador. Al ancestro silvestre del grano preferido de los conocedores, el C. arabica, no le va mejor, con una puntuación de 33.8. De las 32 especies de café listadas, ninguna registra más de 35.3. De ellas, 22 no cuentan con material genético viable conocido almacenado ex situ, lo cual debería causar alarma entre los mejoradores en búsqueda de mejores variedades de café.

Otras especies que vale la pena mencionar:

  • Abies nordmanniana, el abeto nordmanniano, un popular árbol de Navidad europeo, registra 13.5, ubicándolo en el centro de la escala de categorías de alta prioridad (0-24). De las 13 especies de abeto de la lista, solo el vietch del Japón, el abeto plateado de Vietch, es una especie de baja prioridad, con una puntuación de 59.5.
  • Theobroma cacao, el ancestro silvestre del chocolate nativo de las Américas tropicales, registra 35.4.
  • Las plantas medicinales naturales silvestres, como la valeriana (Valeriana officinalis), manzanilla (Matricaria chamomilla) y el famoso remedio chino Gingko biloba registran 29.1, 27.8 y 26.7, respectivamente.
  • El árbol de chirimoyo de la Florida o banano de montaña (Asimina triloba) de los Estados Unidos, tiene una puntuación de 25.4, en la cúspide entre el estatus de prioridad alta y media.

La mayoría de estas plantas, no todas, registran bajas puntuaciones debido a la falta de conservación ex situ de sus variedades, manifiesta Khoury.

La puntuación promedio relativamente alentadora de 40.7 para todas las plantas in situ sorprendió a los investigadores. Sin embargo, advirtieron que depender de la preservación de plantas estrictamente en zonas naturales protegidas ya no es una apuesta segura. El rápido cambio climático puede forzar a las especies a cambiar de rango más allá de los límites de los parques, y las fronteras de muchas áreas protegidas están sujetas a una destrucción desenfrenada.

“El indicador muestra que la red de zonas protegidas alrededor del mundo está logrando algo significativo para las plantas útiles”, dijo Khoury. “Pero si de verdad queremos proteger estas especies, especialmente las que son vulnerables, debemos recorrer un largo camino antes de que estén completamente protegidas”.

¿Cómo está conservando su país?

El impulso para desarrollar el indicador provino de acuerdos internacionales para conservar las miles de plantas silvestres que brindan servicios ecosistémicos y culturales valiosos a la humanidad. Estos acuerdos incluyen el Convenio sobre la Diversidad Biológica, en particular el proyecto “Mind the Gap” de la Alianza sobre Indicadores de Biodiversidad (BIP), el cual financió el proyecto para producir el indicador para la Meta 13 Aichi, así como los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura. Algunos hacen un llamado a salvaguardar totalmente esta diversidad de plantas hacia el final de la década.

“No hay manera de que cumplamos estas metas para 2020”, dijo Khoury.

El indicador obtiene información de unos 43 millones de registros vegetales de casi cada país en el mundo. El indicador combinado (tanto in situ como ex situ) muestra que los países más conservacionistas de plantas en el mundo son Corea del Sur, Botsuana y Chile.

Las puntuaciones de conservación in situ regional son más altas en el norte de Europa, que llega a 90 de 100 como región. Para los centros de biodiversidad del mundo, países del norte de Suramérica (Colombia, 72.9; Venezuela 78.9; Ecuador 70.6) y de Centroamérica Panamá (76) y Costa Rica (75.7) son los que registran mayores puntuaciones. China (26.3), India (24.3) y Asia suroriental (19.8) tienen algunas de las puntuaciones más bajas de conservación in situ.

Canadá (35.3) y los Estados Unidos (36.5) se quedan atrás de todas las regiones de África, las cuales registran entre 42 y 59.7 en conservación in situ.

“En un tiempo de preocupación por la pérdida de biodiversidad mundial, el indicador tiene el potencial de alentar a los conservacionistas y formuladores de políticas a controlar las especies útiles de plantas silvestres, incrementando esfuerzos para conservarlas in situ y en repositorios vivos como los bancos de germoplasma y los jardines botánicos”, comentó Khoury.

Sitio web del Indicador de Plantas Útiles:

Cita: Khoury, C. K., Amariles, D., Soto, J. S., Diaz, M. V., Sotelo, S., Sosa, C. C., Ramírez-Villegas, J., Achicanoy, H. A., Velásquez-Tibata, J., Guarino, L., León, B., Navarro-Racines, C., Castañeda-Álvarez, N. P., Dempewolf, H., Wiersema, J. H., Jarvis, A. 2018. Comprehensiveness of conservation of useful wild plants: An operational indicator for biodiversity and sustainable development targets, Ecological Indicators 98:420-429. Doi: 10.1016/j.ecolind.2018.11.016. Disponible en línea en:  https://doi.org/10.1016/j.ecolind.2018.11.016

Pin It on Pinterest

Share This