Cacao y palma de aceite (CIAT/Neil Palmer)

Está surgiendo un discurso acerca de las causas de la deforestación en Latinoamérica. Y difiere mucho de la historia que cuentan varios estudios, políticas internacionales y medios de noticias.

Según un blog anterior, un estudio efectuado por el CIAT confirma que la producción de cacao no es la causa principal de pérdida de bosque en Colombia, a diferencia de muchos países en África y Asia. Por el contrario, el cultivo de cacao forma parte de estrategias para reducir el conflicto y salvar bosques en el país latinoamericano.

En Perú, el cacao parece tener el mismo argumento y, bajo condiciones específicas, la palma de aceite también.

La palma de aceite es un sector bastante criticado. Eso se debe a que, en años recientes, grandes compañías han deforestado extensas zonas de la Amazonia peruana, pero cada operación para la explotación de palma de aceite no se relaciona necesariamente con la deforestación.

A nivel internacional, la producción de palma de aceite a escala industrial en Indonesia y Malasia ha convertido millones de hectáreas de bosque primario, afectando directamente la vida silvestre local. La producción en los dos países se estima en más del 80 por ciento de la oferta mundial de aceite de palma.

“En Perú, muchas asociaciones de pequeños y medianos productores, afirman haber sembrado realmente sus cultivos de palma de aceite y cacao en tierras previamente deforestadas por cultivos ilícitos, ganadería u otras prácticas. Y lo hicieron motivados por iniciativas promovidas por el gobierno y la comunidad de cooperación internacional”, dijo Wendy Francesconi, líder de Servicios Ecosistémicos e Impacto Ambiental, en el área de investigación del CIAT en Agroecosistemas y Paisajes Sostenibles.

El CIAT maneja un proyecto de USD 2 millones financiado por la Iniciativa Climática Internacional (IKI) de Alemania para desarrollar modelos de negocios en la Amazonia con cero deforestación (proyecto SAB, abreviatura de su nombre en inglés) en Perú. El proyecto se enfoca en las cadenas de valor de cacao y palma de aceite en Ucayali, una provincia peruana con una tasa bastante alta de deforestación. El CIAT y su socio Climate Focus trabajaron con los Ministerios de Ambiente y de Agricultura del país para seleccionar la provincia y las cadenas de valor a intervenir.

Recientemente, Francesconi lideró una misión exploratoria a Ucayali, en la que participaron algunos de los miembros del equipo de investigación del CIAT en Sistemas Alimentarios Sostenibles. Entre ellos, Augusto Castro-Núñez, que lidera el proyecto de Sistemas Sostenibles de Uso del Suelo (SLUS) en Colombia con el apoyo de IKI.

Castro-Núñez lideró el estudio del CIAT sobre los nexos entre la producción de cacao y la deforestación en Colombia. Tiene a su cargo la supervisión de un análisis espacial sobre las relaciones entre la producción de cuatro cultivos – cacao, ganadería, aceite de palma y café – y la deforestación en Perú.

Ese análisis indica algunas relaciones espaciales entre la deforestación y la producción de cacao y entre la deforestación y el cultivo de palma de aceite en Ucayali, pero “esto no quiere decir necesariamente que estos cultivos estén causando deforestación”, según Castro-Núñez. La escala del análisis podría haber influido en los resultados; determinar las causalidades requerirá de mayor evidencia.

Los resultados de las entrevistas y las discusiones con grupos de actores claves sugieren que una gran parte de la tierra usada actualmente para el cultivo de palma de aceite y cacao estaba sembrada anteriormente con coca o pastura para ganado. Esto se debe en parte a que el gobierno promovió la siembra de ambos cultivos como una alternativa frente a la producción de hoja de coca.

“Desarrollar ambas cadenas de valor podría ser una forma de reducir la presión sobre el bosque y brindar medios de vida sostenibles si los actores de las cadenas de valor adoptan buenas prácticas de producción”, afirmó Castro-Núñez. “Los modelos de negocios sostenibles incorporan en sus propuestas de valor un compromiso para abordar las causas de la deforestación. Identificar esas buenas prácticas de producción y modelos de negocios sostenibles fue la razón para que fuéramos al campo”.

Francesconi, Castro-Núñez y el resto del equipo del proyecto han estado llevando a cabo una serie de grupos focales, talleres y reuniones para conocer y discutir acerca de los distintos aspectos de la producción y comercialización del aceite de palma y el cacao. La meta es empezar a identificar oportunidades de negocios que reduzcan la necesidad de expandir la producción agrícola a expensas de los bosques, disminuyan las emisiones de carbono y, al mismo tiempo, incrementen el valor comercial de los cultivos debido a su producción sostenible.

El equipo además ha realizado entrevistas, visitas de campo y otras actividades para recopilar datos a fin de mapear las cadenas de valor, medir las huellas de carbono – incluidas las relacionadas con el cambio en el uso de la tierra – y evaluar los costos de producción. También se ha reunido con grupos de actores para desarrollar una visión compartida para lograr cero deforestación en las cadenas de valor de cacao y palma de aceite peruanas.

A principios de julio, el equipo reunió a los actores de las cadenas de valor en dos talleres para determinar prácticas sostenibles prioritarias y evaluar el interés del mercado por productos sostenibles de palma de aceite y cacao.

“Si la producción de palma de aceite y cacao pueden realmente ser un medio para restaurar tierras degradadas, entonces podría ser una solución económica potencialmente viable para abordar los motores de deforestación y capturar carbono”, aseguró Castro-Núñez. “En el pasado, han comprobado ser fuentes estables de ingresos para los productores – más altos que otros productos que compiten con los cultivos ilícitos”.

Conozca más:

Investigadores y expertos del CIAT y Climate Focus visitaron Ucayali, una provincial peruana que presenta una tasa considerable de deforestación, para explorar posibles oportunidades de negocios que reduzcan la necesidad de expandir la operación agrícola a expensas de los bosques, disminuyan las emisiones de carbono y, al mismo tiempo, incrementen el valor comercial de la palma de aceite y el cacao debido a su producción sostenible. De izquierda a derecha: Augusto Castro-Núñez, CIAT; Wendy Francesconi, CIAT; Felipe Orjuela García, Climate Focus; Matthias Jäger, CIAT; Andrés Charry, CIAT; y José Sánchez, CIAT. Foto: CIAT.

Pin It on Pinterest

Share This