Las fincas lecheras de pequeña escala continúan prosperando en los hogares rurales y periurbanos en el oriente de África. Gracias a las ventajas tangibles, los agricultores han derivado con el tiempo leche, abono e ingresos. Sin embargo, la alimentación de los animales tiene una relación afín con el pasto Napier, dada su alta producción de biomasa y capacidad de soportar cortes frecuentes. ¿Qué haría entonces que los agricultores se inclinaran por el uso de la Brachiaria frente al pasto Napier, con el que están más familiarizados? La respuesta está precisamente en las ventajas tangibles de la Brachiaria que deben al menos igualar o sobrepasar las que ofrece el pasto Napier.

Una visita a varios productores lecheros pequeños en Meru fue suficiente evidencia de que la Brachiaria no solamente tiene posibilidades frente al pasto Napier sino que ya están marcando la diferencia en la dieta y la producción de las vacas. Rachael tiene seis vacas confinadas y las alimenta con ensilaje de maíz, desmodium, vids de camote, pasto Napier e híbridos de Brachiaria. Aunque el ensilaje tiene la mayor proporción, los híbridos de Brachiaria están en igual proporción que el pasto Napier, las vids de camote y el pasto kikuyu, a pesar de apenas haber empezado a sembrar Brachiaria hace un año, y su propósito es sembrar más Brachiaria. Cuando se le pregunta por qué ampliaría la producción de Brachiaria y no pasto Napier, destaca que la Brachiaria ha aumentado la producción de leche de sus vacas en al menos 1 ¼ litros por día por animal. Cuando más obtiene, puede sacar 160 litros de leche de su finca por seis vacas diariamente.

                
Rachael y Fredrick (extensionista pecuario) en el campo de Brachiaria de Rachael a la izquierda, y a la derecha, Rachael con sus vacas frisonas en Meru.

Rachael no está sola. Timothy Itiri, otro pequeño productor en el negocio de la lechería en la misma área, ha sembrado cultivares de Brachiaria. Timothy afirma que la Brachiaria es mejor en la producción de leche en comparación con el pasto Napier. Ha podido observar un aumento de leche de al menos un litro de leche por vaca por día cuando se han alimentado con Brachiaria, comparado con el pasto Napier. Incluso ha optado por irrigar para obtener más cosecha de forraje para sus vacas.

En esta zona de Meru, el pasto Napier es tristemente afectado por la enfermedad del carbón de la espiga que reduce los rendimientos de los forrajes. Como tal, la Brachiaria brinda una alternativa para los productores de lácteos capaces de sostener la producción de leche como lo han experimentado estos productores.

           
Pasto Napier afectado severamente por el carbón de la espiga en una finca al lado de la carretera en Meru. Al lado derecho, Timothy Itiri acompañado de Fredrick Muthomi y Uwe Ohmstedt de la Organización Holandesa para el Desarrollo (SNV) y el CIAT, respectivamente, en el campo de Brachiaria de Timothy.

En una jornada reciente con productores llevada a cabo en el Centro de Capacitación Agrícola Kaguru en Meru, los productores mostraron curiosidad por los forrajes de Brachiaria y un mayor interés en acceder a semillas para ensayos en sus fincas. Con la sensibilización y la disponibilidad de semillas, es muy probable que se incremente la adopción de Brachiaria y pruebe su capacidad de contribuir en la producción de leche.


Estudiantes de escuela curiosos por los pastos forrajeros que se pueden dar de comer al ganado.

Pin It on Pinterest

Share This