Colombia volvió a sentar en la mesa, esta vez, de manera virtual, a líderes que buscan darle un nuevo impulso a la construcción de un plan de acción sobre los sistemas alimentarios en Colombia, pero ahora bajo el contexto de la pandemia ocasionada por el COVID-19. El evento fue organizado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia, la Alianza Bioversity-CIAT y FOLU Colombia, con el aval de la Secretaría de los Diálogos de Sistemas Alimentarios.

Los Diálogos sobre Sistemas Alimentarios son una iniciativa que promueve la acción colectiva para la transformación de los sistemas de alimentación a nivel local y mundial. Nacieron en junio de 2018 bajo el liderazgo de David Nabarro, ganador del Premio Mundial de la Alimentación y enviado especial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para COVID-19.

Desde su creación se han realizado más de 30 Diálogos alrededor del mundo con la participación de más de más de dos mil actores relevantes de todos los sectores que siempre llevan a la mesa un tema clave para nuestro futuro: cómo producir alimentos sanos y sostenibles, cómo garantizar la seguridad alimentaria y nutricional conservando al tiempo la biodiversidad, cómo mejorar de forma sostenible la producción, el consumo y el abastecimiento de alimentos.

Colombia volvió a sentar en la mesa, esta vez, de manera virtual, a líderes que buscan darle un nuevo impulso a la construcción de un plan de acción sobre los sistemas alimentarios, pero ahora bajo el contexto de la pandemia ocasionada por el COVID-19 en el país.

El evento ‘Diálogo sobre Sistemas Alimentarios y COVID-19 en Colombia’, fue organizado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia, la Alianza Bioversity-CIAT, FOLU Colombia, con el aval de la Secretaría de los Diálogos de Sistemas Alimentarios y tuvo como principal objetivo identificar acciones que durante los próximos tres años tienen el mayor potencial de contribuir a mitigar los impactos del COVID-19 en los sistemas alimentarios, y catalizar un proceso de recuperación que garantice su resiliencia a todo tipo de amenazas futuras.

Este espacio que congregó a representantes del Gobierno Nacional, empresas del sector privado, ONG, instituciones educativas y científicas, organismos de cooperación internacional y la sociedad civil, tuvo como punto de partida la Hoja de Ruta para la Nueva Economía de la Alimentación y Uso del Suelo – FOLU 2030, en el marco del Diálogo de Sistemas Alimentarios celebrado en mayo de 2019 en Bogotá, coordinado por la Coalición para la Alimentación y Uso del Suelo – FOLU, Fundación EAT, el Consejo Empresarial de Desarrollo Sostenible Mundial y el Foro económico Global (WEF).

A pesar de los esfuerzos del Gobierno para mitigar el impacto de la crisis, la pandemia está resaltando aún más las desigualdades dentro de la agricultura colombiana y aumentando los riesgos de una mayor inseguridad alimentaria y malnutrición, en particular entre los grupos de población más vulnerables. Ya no se trata solo de transformar los sistemas alimentarios sino de orientar su recuperación de la crisis para que sean mucho mejores de lo que teníamos antes. Volver a lo mismo sería perder una oportunidad única.

Juan Lucas Restrepo

Director General de la Alianza Bioversity – CIAT

Los participantes de más de 30 organizaciones fueron divididos en cinco mesas, en esta oportunidad en salas virtuales:

Sala 1: Oferta y distribución de alimentos. Participantes: Alianza Bioversity International y el CIATMADR, Grupo Éxito, Procolombia, PMA, Ministerio de Salud y Protección social , Ministerio de Comercio, Industria y TurismoRAP-E Central y CAVASA.

Sala 2: Consumo de Alimentos Nutritivos. Participantes: Red Papaz, Seguros Bolívar, ICBF, Universidad del Valle, Universidad Javeriana de Bogotá, Secretaría de Salud de Cali, Instituto Nacional de Salud.

Sala 3: Medios de vida de los agricultores y los actores de la cadena alimentaria. Alianza Bioversity International y el CIAT, Agrosavia, Bancolombia, USDA-FASCorabastos, DNP, FAO, MADR, RIMISP, Proantioquia, Fundación Santo Domingo.

Sala 4: Tecnologías e Innovación. Alianaza Bioversity International y el CIAT, Corabastos, FAO, MADR, DNP, Proantioquia, RIMISPFIDA, PMA, Bancolombia, Agrosavia, Alpina, USDA.

Sala 5: El rol de la biodiversidad. Alianza Bioversity International y el CIAT, CCAFS, ANDI, E3, One Earth Future, FOLU, TNC, Paso Colombia, Unilever, Nutresa, WWF, MADR.

Luego de dos horas de discusión, los participantes iniciaron el desarrollo de un plan de acción concreto que ayude a recuperar, y a la vez transformar, los sistemas alimentarios desde lo público, lo privado, la academia y la sociedad civil en general. Aquí algunas de las conclusiones:

Derecho a la alimentación saludable y a la nutrición

La pandemia ha demostrado la relación entre salud y alimentación. La calidad de los alimentos que estamos consumiendo durante la actual emergencia sanitaria no deben estar mediados por la oferta de calorías sino en la calidad de los alimentos. El acceso a alimentos saludables es fundamental, independientemente de los ingresos de las familias, por eso las donaciones deberían reducir los alimentos procesados y ultraprocesados e incluir alimentos frescos y saludables. Asimismo, se debe promover el acceso de alimentos a través de prácticas de auto-consumo.

La tendencia indica que tendremos una alimentación cada vez más basada en plantas, y reconocer la riqueza que tiene nuestra biodiversidad es la respuesta a una dieta más saludable y nutritiva en el futuro. Por eso es tan importante generar investigación aplicada de rápido impacto en salud pública y biodiversidad genética, que posicione nuevos productos saludables en la dieta diaria.

En ese sentido, fortalecer la educación nutricional en esta pandemia es fundamental, aprovechando la institucionalidad y los espacios de concertación creados antes de la emergencia sanitaria para mejorar las estrategias de comunicación y promoción de consumo de alimentos nutritivos y saludables. Por eso la iniciativa del etiquetado frontal de alimentos en el que vienen trabajando varios actores del sistema alimentario será primordial para los consumidores colombianos. Es una herramienta que de primera mano permitirá al consumidor, de manera simple, conocer las características nutricionales de los productos procesados. Es posible cambiar el sistema desde la demanda, y esa es una tarea de todos.

Conectar productos locales y su procedencia en la ruralidad

Es indispensable que los programas de nutrición estén conectados con lo regional y lo local. Se debe conectar a los consumidores con los productos locales, con los portafolios segmentados de alimentos para la población colombiana. De igual manera, se deben diversificar las actividades económicas en las zonas rurales, y convertir a la agricultura familiar en una marca social que se distribuya en circuitos cortos de comercialización, basados en custodios de semillas locales que aseguren el acceso a una alimentación variada y saludable.

Los efectos adversos de la pandemia deben mitigarse y evadir los impactos en los agricultores, especialmente en mujeres y jóvenes; deben recibir incentivos por la conservación, estabilizar sus ingresos (a través de mecanismos que la legislación laboral colombiana tiene vigente), potenciar circuitos cortos de distribución que aseguren a futuro la sustitución de importaciones y en analizar cómo el ingreso solidario ha sido distribuido en el campo.

Innovación al campo

La pandemia evidenció las brechas de conectividad del campo. Por eso organizar el abastecimiento a través de plataformas digitales como “El Campo a un Clic” o el programa “El Campo Emprende” puede representar la salida de alimentos del campo a la mesa de los consumidores. También la importancia de la logística y el flujo de información para el consumo local y las agroexportaciones, sanidad, pos-cosecha, certificaciones e importancia de la cadena de valor deben formar parte de la integración digital que requieren los sistemas alimentarios. Por eso se propone la tele-extensión para que los agricultores accedan a asesorías en línea sobre su cultivo y la posterior cadena de abastecimiento.

Para Jesús Quintana, Director Regional para las Américas de la Alianza Bioversity – CIAT, quien fue el moderador de esta actividad, “La pandemia ha puesto en manifiesto la fragilidad de nuestros sistemas alimentarios, y es urgente evitar que se convierta en una crisis de inseguridad alimentaria y nutricional en el país. Pero la pandemia también nos abre un espacio único para reconsiderar cómo están configurados los sistemas alimentarios, y para reconstituirlos de manera que sean más resilientes, incluyentes, sostenibles y rentables”.

El Director Regional hizo énfasis en el compromiso de la Alianza Bioversity – CIAT en seguir aportando al fortalecimiento de la Hoja de Ruta para la Nueva Economía de la Alimentación y Uso del Suelo – FOLU 2030, y las nuevas acciones identificadas en esta nueva versión de los Diálogos, de manera interconectada con el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y los actores claves que se sumaron a este reto sin precedentes para el sector agroalimentario del país.

Debido a que hay múltiples actores involucrados en la transformación del sistema alimentario, no podemos decir que existe un único camino a seguir. Podemos discutir, podemos debatir porque cada uno de nosotros posee intereses distintos y aportamos diferentes realidades científicas para tratar el problema, pero es necesario encontrar formas de tomar en cuenta las perspectivas de todos, en ciertas ocasiones, dar un giro a las perspectivas.

David Nabarro

Ganador del Premio Mundial de la Alimentación 2018 y curador de los Diálogos sobre Sistemas Alimentarios.

Este Diálogo sobre Sistemas Alimentarios denota las dos necesidades que está imponiendo el COVID- 19. Por un lado, la salud y la integridad de los seres humanos y por el otro, el garantizar la seguridad alimentaria, el tener el abastecimiento de nuestros alimentos. Este espacio nos dará los insumos para fortalecer lo el Gobierno ha denominado Juntos por el Campo, que es un plan de reactivación en un momento donde el trabajo del desarrollo rural es una prioridad para Colombia.

Juan Camilo Restrepo

Viceministro de Desarrollo Rural del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

Pin It on Pinterest

Share This