Imagen propiedad de la FAO.

Autora: Claire Lubke 

Desde incendios forestales hasta el COVID-19, este año ya ha planteado serios desafíos para la salud humana y planetaria. Ahora más que nunca, los bosques tienen un rol esencial que cumplir. En el Día Internacional de los Bosques, la Alianza de Bioversity International y el CIAT hace un resumen de nuestros enfoques de investigación para asegurar una mejor conservación y restauración, con ejemplos seleccionados de algunos de nuestros proyectos en todo el mundo.

En este Día Internacional de los Bosques, es difícil sobreestimar cuán importantes son los bosques para la salud y la sostenibilidad de las personas y nuestro planeta. Según informa FAO, los bosques albergan alrededor del 80% de la biodiversidad terrestre del planeta y más de mil millones de personas en todo el mundo dependen directamente de los bosques para alimentación, abrigo, energía e ingresos.

Desafortunadamente, la deforestación, la degradación de tierras y el cambio climático, hoy por hoy, plantean amenazas sin precedentes para los bosques biodiversos que ayudan a garantizar la resiliencia ambiental y social. Esto tiene graves repercusiones. Por ejemplo, la deforestación y la pérdida posterior de biodiversidad está poniendo a las personas en un contacto más estrecho con especies animales que son hospederos naturales de diversos virus, lo que facilita la transmisión de enfermedades como la enfermedad de Lyme o COVID-19* de la fauna a los humanos.

En este momento, mientras el statu quo mundial de las prácticas ecológicas es interrumpido, necesitamos investigaciones claras para apoyar mejores prácticas.

Mediante proyectos en Asia, África y América Latina, la Alianza de Bioversity International y el CIAT, junto con socios, trabaja para entender mejor la gravedad de los riesgos en los ecosistemas forestales individuales, dar cuenta del bien común proveniente de los servicios ecosistémicos brindados por estos bosques y promover esfuerzos científicos para su conservación y restauración.

Mapeo de amenazas

Con el fin de proteger los bosques, se debe entender cuál es su mayor amenaza. En Suramérica, un proyecto de la Alianza se enfoca en el bosque seco tropical, un ecosistema altamente endémico único de las regiones de Perú, Ecuador y Colombia. En un artículo publicado recientemente (enlace), investigadores de la Alianza encontraron que las 50 especies principales de este ecosistema enfrentan amenazas considerables. La más notable de estas amenazas es el cambio en el uso de la tierra, dado que más del 40% de la tierra original de bosques secos tropicales ya ha sido convertida para usos agrícolas.

Hualtaco, Loxopterygium huasango, es una especie valiosa de maderables que se encuentra en el bosque seco tropical del norte de Perú. Crédito: Alianza de Bioversity International y el CIAT / T. Fremount.

Una situación paralela ha sido revelada en el sureste asiático, en donde investigadores de la Alianza han creado mapas de distribución y amenazas para 65 de las especies arbóreas nativas de la región que tienen relevancia social y económica. Esta iniciativa para “Establecer un Sistema de Información para las Especies Arbóreas Nativas Asiáticas y sus Recursos Genéticos” (APFORGIS) se llevó a cabo a una escala sin precedentes, con más de 40 colaboradores de 15 países. Descubrieron que el 38% de la tierra originalmente cubierta por estas especies se ha perdido o degradado. Pero los investigadores miraron además a futuro. Encontraron que para árboles como los de la familia Dipterocarpaceae, que son fuentes importantes de maderables así como sumideros cruciales de carbono, se podría perder hasta un 80% de su variedad en los próximos 30 años, si no se instauran medidas de conservación.

Los investigadores están mapeando las amenazas para los bosques que albergan especies que actúan como sumideros de carbono como el Meranti rojo claro, Shorea leprosula. Crédito: Alianza de Bioversity International y el CIAT.

Servicios ecosistémicos 

Si bien es vital comprender las amenazas que la actividad humana representa para los bosques, algunas de las comunidades más vulnerables del mundo necesitan acceso a los recursos forestales, y los cambios en el uso de la tierra a menudo son motivados por el mejoramiento de los medios de vida locales a través de la agricultura. Es por eso que la Alianza lidera iniciativas en todo el mundo para reflejar adecuadamente el valor de los sistemas agroforestales, en los cuales los bosques prestan servicios ecosistémicos como polinización y control biológico de plagas, entre otros, cuando se integran con la producción de cultivos agrícolas valiosos. En Suramérica, investigadores de la Alianza están evaluando la manera como aves, murciélagos, artrópodos y hormigas de bosques circundantes pueden mejorar la productividad de las fincas peruanas de cacao (Theobroma cacao). Esta investigación se enfoca en variedades nativas de cacao no solamente como importantes recursos genéticos, sino también como una oportunidad económica para los pequeños agricultores que pueden devengar más vendiendo cacao de origen.

El cacao chuncho es una variedad nativa peruana que se vende a mejores precios como chocolate de origen. Crédito: Alianza de Bioversity International y el CIAT / D. Zavaleta.

Conservación y restauración

Empoderar a los custodios locales de los bosques del planeta con herramientas científicas es una de las principales prioridades de las iniciativas de la Alianza. Los resultados de la investigación de mapeo de amenazas llevada a cabo en Suramérica y Asia están siendo compilados en plataformas virtuales que apoyan la planificación de proyectos de conservación y restauración. La herramienta Diversidad para la Restauración (D4R), primero desarrollada por investigadores de la Alianza para los bosques secos tropicales de Colombia en 2016, se está expandiendo para incluir trabajos recientes en Perú y Ecuador. La herramienta gratuita brinda recomendaciones de siembra para la restauración, con un énfasis en la diversidad de especies ajustada a la ubicación y propósito de los proyectos. Una plataforma hermana, basada en la distribución y la investigación de mapeo de amenazas en el sureste asiático, también se viene desarrollando.

La capacitación es el otro componente fundamental del apoyo de la Alianza a la conservación y restauración de bosques mundiales. Este febrero, la Alianza trabajó con socios nacionales para realizar el primer curso que enseña la plataforma D4R a 140 actores de los sectores público, académico, privado y sin ánimo de lucro. En Laos, Vietnam y Camboya, investigadores de la Alianza bajo la iniciativa “Conservación de los Recursos Genéticos del Palo de Rosa para Medios de Vida Resilientes en el Mekong” han liderado 10 talleres en 6 meses sobre temas que van desde estrategias de conservación genética hasta mercadeo de plántulas para palo de rosa (Dalbergia spp.), una de las especies más valiosas de maderables del planeta. La conservación continuada del palo de rosa brinda una oportunidad para la alineación de lo que es mejor para el medio ambiente y para las pequeñas economías agrícolas.

Teniendo en cuenta ambas iniciativas y eventos en curso, el nexo intrínseco entre el bienestar de los bosques y los humanos ha sido demostrado tanto a nivel local como mundial. Los bosques, su manejo y uso sostenibles, incluso los ecosistemas frágiles, son claves para combatir el cambio climático y contribuir a la prosperidad y bienestar de las generaciones presentes y futuras.

Recientemente, el sector agrícola mundial ha experimentado un aumento bien recibido en el apoyo de proyectos enfocados en árboles y forestería. En 2020, la Alianza continuará llevando a cabo investigaciones que brinden perspectivas fundamentales sobre los riesgos que los bosques enfrentan en todo el mundo, y direccionando apoyo internacional hacia estrategias de conservación y restauración localmente adecuadas. La Alianza es consciente de que los bosques son demasiado precisos para perderlos.

Colecta de datos en un vivero en Laos. Crédito: Alianza de Bioversity International y el CIAT / R. Jalonen.

Plántulas de madera negra de Birmania, Dalbergia bariensis (un raro palo de rosa) en un vivero del Instituto de Investigación y Desarrollo Forestal y de Vida Silvestre, Camboya. Crédito: IFWRD / S. Thea.

Pin It on Pinterest

Share This