Geoffrey Hawtin

¿Cuál será la situación de los sistemas alimentarios, la agricultura y el medio ambiente en el año 2050? Dadas las tendencias actuales, existe una serie de resultados sumamente diversos.

En un escenario, estos cimientos de la sociedad habrán continuado con su proceso actual y habrán enfrentado mayores desafíos de los que enfrentan hoy en día.

Pero no creemos que dentro de 30 años, una población mundial de casi 10 millardos de habitantes se encuentre aplicando las prácticas agrarias, modelos de negocio y hábitos alimentarios predominantes en la actualidad. Las cosas habrán cambiado radicalmente y de manera positiva.

Mediante una combinación de necesidad existencial e ingenio humano, personificado en los científicos e implementado por las personas, comunidades, naciones y empresas, dentro de una generación, los sistemas alimentarios garantizarán la seguridad alimentaria y nutricional en el ámbito mundial. Los sistemas alimentarios serán componentes fundamentales de estilos de vida saludables, economías saludables y un planeta saludable.

En el año 2050, el sector agrario, donde se originan los sistemas alimentarios, ya no se encontrará del lado desfavorable de la brecha digital. El sector estará hiperconectado y será muy eficiente e inteligente; nuestras ciudades se encontrarán libres de smog y nuestras redes energéticas, sin emisión de carbono.

En 30 años, las prácticas agrarias, modelos de negocio y hábitos alimentarios habrán cambiado de manera positiva.

Las eficiencias oportunas que definen a la industria globalizada moderna serán algo habitual en las fincas familiares. Sí, aún existirán las fincas familiares, pero serán sistemas agrarios comunitarios rentables, sostenibles e inclusivos y el término “agricultura de subsistencia” habrá pasado a la historia.

La agricultura, en conjunto con el uso de la tierra y la deforestación, que emite el 25% de los gases de efecto invernadero del mundo, ya no será uno de los causantes del cambio climático. Será un componente clave de los esfuerzos mundiales por reducir el carbono de la atmósfera.

La misma necesidad de descarbonizar toda actividad humana se extenderá a todos los sistemas alimentarios. Esta transformación será impulsada por los mercados mundiales y locales que demandarán alimentos de buena calidad, seguros, nutritivos y amigables con el medio ambiente y dará lugar a una reducción significativa del alimento que se desecha, lo cual actualmente se estima que corresponde al 30% de todo el alimento que se produce.

Esta visión puede sonar optimista. Pero teniendo en cuenta cómo podría ser un futuro alternativo para nuestras dietas, nuestro ambiente, nuestras economías y los progresos obtenidos con tanto esfuerzo en el ámbito de seguridad alimentaria, es la única visión que podemos permitirnos tener.

Alcanzarla no será fácil, pero existe una razón por la que nos dirigimos firmemente hacia este futuro. El Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y Bioversity International y sus cientos de socios en todo el mundo ya se encuentran trabajando en función de los desafíos que nos aguardan, como nos lo evidencian los aspectos destacados del año 2018.

La transformación requiere un aumento de la intensificación sostenible de la producción agraria, lo cual hará que los paisajes agrarios sean más productivos y representen menor carga para el planeta, además de eliminar la necesidad de talar bosques para destinar tierras al uso agrícola.

En las próximas décadas, muchos de los efectos del cambio climático habrán afectado las despensas de todas partes, con lo cual el desafío de la producción alimentaria se hará más apremiante. La buena noticia es que si se actúa rápidamente se reducirá la magnitud de esos impactos y las estrategias de mitigación que están siendo desarrolladas por el CIAT y sus socios ya están brindando resultados positivos.

Ruben Echeverría

La transformación requiere un aumento de la intensificación sostenible de la producción agraria, lo cual hará que los paisajes agrarios sean más productivos y representen menor carga para el planeta, además de eliminar la necesidad de talar bosques para destinar tierras al uso agrícola.

En las próximas décadas, muchos de los efectos del cambio climático habrán afectado las despensas de todas partes, con lo cual el desafío de la producción alimentaria se hará más apremiante. La buena noticia es que si se actúa rápidamente se reducirá la magnitud de esos impactos y las estrategias de mitigación que están siendo desarrolladas por el CIAT y sus socios ya están brindando resultados positivos.

Blindar las fincas contra los rigores del clima, como sequías, inundaciones y temperaturas elevadas, es una de las prioridades de la investigación del CIAT y nuestros científicos y socios han sentado las bases para formular estrategias de agricultura sostenible adaptada al clima en docenas de países en todo el mundo. También estamos trabajando en eliminar los riesgos de la agricultura para promover la inversión que se necesita en el sector.

Nutrition and food systems will need to undergo a radical transformation in the coming decades if we are to both increase production and address the multiple, often simultaneous burdens of chronic malnutrition and obesity 

El sector agrario será clave para reducir el carbono de la atmósfera.

Los sistemas alimentarios y nutricionales necesitarán emprender una transformación radical en las próximas décadas, si deseamos tanto aumentar la producción como hacer frente a las cargas atribuibles a la desnutrición crónica y a la obesidad.

Gran parte de ello será posible aprovechando el poder de big data (minería e inteligencia de datos) y llevando la tecnología al campo, ya sea mediante aplicaciones que brinden mayor capacidad de decisión a los agricultores, o bien, mediante las distintas herramientas que nuestros investigadores utilizan para sacar provecho de la tecnología espacial con el fin de mejorar la comprensión del uso de la tierra a nivel de la comunidad.

En aras del Objetivo de Desarrollo Sostenible #17 de las Naciones Unidas: Alianzas para lograr los objetivos, la Alianza de CIAT con Bioversity International nos ayudará a hacer realidad esta visión optimista del futuro.

Como una organización más grande y más sólida, la Alianza nos ayudará a dar seguimiento a la misión que compartimos de brindar soluciones científicas que aprovechen la biodiversidad agrícola y transformen los sistemas alimentarios de manera sostenible para mejorar la vida de las personas.

Geoffrey Hawtin
Board Chair

Ruben Echeverría
Director General, CIAT

Pin It on Pinterest

Share This